16 de Octubre 2021

Noticias

29/08/2021

Enfermedades fúngicas y pandemia

Alicia Luque, especialista de la Universidad Nacional de Rosario, explica de qué se trata la enfermedad conocida como el hongo negro, que puede ser un agravante de  un cuadro de COVID-19.  


Tags: COVID mucormicosis complicaciones enfermedades fúngicas post pandemia  



Durante la pandemia de COVID 19  se hizo conocida una afección que complicaba la situación de los pacientes afectados por el SARS- COV- 2 y que recibe el nombre de hongo negro. Se trata de la mucormicosis, una afección fúngica,  que no suele darse en muchos casos pero que aumentó su frecuencia durante la pandemia.  Hasta el momento en Argentina se reportaron unos 18 casos, aunque en países como la India afectó a más de 50 mil pacientes con COVID-19, teniendo una letalidad de entre el 40 y el 80 %.


La mucormicosis es  una infección producida por las esporas de los hongos mucorales,  “que son   hongos ambientales que se encuentran por todas partes, son los que aparecen  cuando comienza a descomponerse un pedazo de pan o una fruta y tienen forma de  una especie de algodón blanco o grisáceo. No son de por sí patógenos, su función en la naturaleza es la  de  descomponer la materia orgánica, y no son peligrosos para las personas que son inmunocompetentes pero si pueden ser letales para quienes tienen sus defensas muy disminuidas”, explica Alicia Luque, directora  del Área de Micología de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR. 


Estas enfermedad micótica se conoce  desde mucho antes de la pandemia y los especialistas aclaran que no es contagiosa, se produce cuando el hongo ingresa al organismo por las vías respiratorias o, en ocasionas más raras, a través de lastimaduras en la piel, afectando a personas con sus defensas severamente comprometidas.  


“Los pacientes con un cuadro grave de SARS-CoV-2, que están internados, son intubados y tratados con corticoides, tienen sus defensas comprometidas y están más expuestos a padecer este tipo de infección”, señala la especialista.  


La mucormicosis puede provocar dolor, fiebre, dolor de cabeza con sinusitis y, si hay infección de la cavidad ocular,  puede haber pérdida de la vista. Cuando la infección se ubica en el cerebro puede provocar dificultad para utilizar y comprender el lenguaje, convulsiones, parálisis parcial y coma. Si la enfermedad afecta a los pulmones causa síntomas graves, como fiebre, tos y dificultad respiratoria.

 

 “Las infecciones producidas por estos hongos tienen alto índice de mortalidad, hasta ahora se han visto en pacientes diabéticos, en trasplantados, en pacientes con leucemias y tratado con psicotóxicos, todo eso disminuye la inmunidad, tanto que un hongo que está en el ambiente habitualmente puede producir estos cuadros clínicos”, graficó Alicia Luque.   La investigadora resalta que los pacientes que presentan un doble riesgo son quienes sufren de diabetes, ya que es una de las  afecciones que pueden favorecer el desarrollo de la enfermedad, y  también es un factor de riesgo en casos de COVID19,  “y si la diabetes no está controlada peor todavía” explica. 


 Luque señala el  diagnóstico de la enfermedad  no es complejo, aunque puede  que no se la detecte de manera rápida si se confunden los síntomas con otras enfermedades y no se busca la infección fúngica.  “El diagnóstico hay que hacerlo con la mayor celeridad  porque la evolución es rápida y fatal. Si el paciente es diabético hay que estabilizar la glucosa en sangre como primer medida, después se pueden hacer tratamientos antifúngicos o intervenciones quirúrgicas para eliminar todos los restos de tejido muerto que hay en la zona.”, recalca la especialista, quien resalta que mantener atendidas y controladas las enfermedades de base es la forma de evitar el desarrollo de la enfermedad.  


Luque aclara que el hongo que produce esta infección no es oscuro “no se trata del moho que se produce en ambientes con mucha humedad, lo llaman hongo negro por el color que adquieren las zonas del cuerpo afectadas, particularmente en la cara, donde produce lesiones que  pueden obstruir los vasos sanguíneos, y, al no llegar la sangre de forma adecuada el tejido circundante muere, y se necrosa, haciéndose de color más  oscuro, no es que el hongo sea negro sino que lo es el  tejido cuando se necrosa”. 


Alicia Luque forma parte del equipo del Centro de Referencia de Micología (CEREMIC) de la Facultad de Ciencias Bioquímicas, espacio estudio y difusión de las problemáticas ligadas a los hongos. Es una unidad de investigación, docencia y extensión, que desarrolla sus actividades en el campo de la micología humana, animal y vegetal. 


“En nuestro espacio de estudiamos como los hongos producen las enfermedades, ya sea en las personas, los animales, o las plantas, ya que son una de las principales plagas de los cultivos, y tienen una alto impacto en la salud y la economía”, señala la investigadora. 

 

Actualmente, Luque está dirigiendo dos proyectos vinculados a hongos patógenos, tanto para las personas como para las plantas, buscando encontrar tratamientos no convencionales y mejorar el diagnóstico de estas enfermedades. 


“Conocer a los hongos y sus  mecanismos de patogenicidad nos va a ayudar a prevenir infecciones y poder sugerir tratamientos adecuados cuando  las micosis sucedan , lo que redunda en un beneficio de la salud en general  y fundamentalmente la salud público, ya que nuestro servicio funciona en el ámbito del Hospital Provincial del Centenario, donde realizamos un servicio a la comunidad, además de que la parte académica, de la que participan alumnos de distintas carreras de nuestra facultad, que pueden tener contacto directo con los pacientes y  los casos clínicos”, destaca la docente. 

 

El equipo del Centro de Referencia de Micología fue invitado a participar de una  convocatoria de Proyectos de Investigación en el campo de ciencias de la salud para la generación de nuevos conocimientos sobre las secuelas (diagnóstico, seguimiento y tratamiento) originadas por el SARS-CoV-2, que realizó  Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación.


“Nos convocaron para formar parte de la iniciativa  “Infecciones fúngicas pulmonares invasoras y sistémicas en pacientes post COVID 19”,  un estudio epidemiológico y diagnostico de las complicaciones  que da esta enfermedad. Se trata de una investigación  que se va a realizarse  a nivel nacional, para estudiar las enfermedades producidas por hongos, que nosotros le llamamos oportunistas, que se dieron  por la  inmunodeficiencia de los pacientes afectados por COVID 19, la mucormicosis es una de esas  infecciones pero no la única” explica Alicia Luque. 


Los especialistas van a estudiar  la epidemiología de distintas  las enfermedades fúngicas que se dieron en la pandemia, junto con nuevos métodos de diagnóstico para poder llegar un tratamiento rápido de estas infecciones. 

 



  • Periodistas: Ileana Carrizo
  • Fotógrafos: Camila Casero