15 de Junio 2021

Noticias

31/05/2021

Despatologizando la menopausia

Una investigación  realizada en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Rosario  cuestiona  la hipótesis  de que el envejecimiento reproductivo sea un factor de deterioro cognitivo en las mujeres. 


Tags: deterioro cognitivo menopausia reserva cognitiva despatologizar psicología investigación mujeres menstración  



Pablo Martino es doctor en Psicología, docente e investigador y codirector del Laboratorio de Cognición y Emoción de la Facultad de Psicología de la UNR. Junto a un equipo internacional de investigadores realizó  un estudio para determinar de que manera la menopausia  impacta en  el desempeño cognitivo de las mujeres.  

La investigación  convocó a 100 mujeres de entre 18 y 79 años, a las que se les realizaron distintas pruebas cognitivas para evaluar un posible deterioro de sus capacidades ejecutivas. 

“Las funciones cognitivas  son las capacidades vinculadas  a nuestra posibilidad de desenvolvernos con  con autonomía. El deterioro de las mismas es uno de los principales cambios negativos relacionados con la edad,  sin embargo, el patrón y la magnitud de esta disminución son muy variable y responden a muchos factores relacionados con el modo de vida de cada persona,  la carga genética y el ambiente”, explica Martino. 

Para Martino existe una tendencia cultural a considerar a la menopausia como una etapa de pérdida y esto puede influir en la manera en que las mujeres transitan este periodo de la vida, “En base a esta hipótesis tan expandida de que la menopausia sería un factor de incidencia en el deterioro cognitivo hicimos este estudio”

El investigador señala que  no  hay  muchas investigaciones en torno al impacto  de la menopausia en las capacidades cognitivas,  mientras que la bibliografía médica  señala como síntomas de la menopausia a la pérdida de memoria, los  cambios de humor o del estado de ánimo, enunciados que pueden influir en  la forma en las que las mujeres se sienten y son percibidas durante esta etapa. 

“En líneas generales no fue observado que la menopausia se asocie con un menor desempeño cognitivo. Solo se halló una respuesta irregular en una función del  lenguaje, ligada a   la fluidez verbal semántica, aunque únicamente en personas con baja reserva cognitiva. En conclusión, el envejecimiento reproductivo por si mismo no alcanza a explicar cambios neurocognitivos de consideración” señala el psicologo

“Nuestros resultados reflejan que el envejecimiento reproductivo afecta, de forma muy leve, el rendimiento neurocognitivo objetivo. Asimismo, notamos que la “reserva cognitiva” ( en este estudio representada por el estatus ocupacional) emerge como un importante mediador entre el envejecimiento reproductivo y las funciones cognitivas”, amplia. 

El investigador considera muy importante no sobreestimar los efectos cognitivos de la menopausia, de hacerlo “estaríamos  incurriendo en la psicopatologización de una etapa más del desarrollo vital” 


El estudio

Para desarrollar la investigación se reclutaron cien mujeres adultas sanas mediante publicaciones en redes sociales, correos electrónicos y carteles en el campus de la Universidad Nacional de Rosario . 

De las participantes,  45  eran premenopáusicas, con ciclos menstruales regulares,  y tenían entre  18 y  49 años;  31 de las voluntarias eran  perimenopáusicas, que presentaban  irregularidades en sus ciclos por debajo o por encima del intervalo de referencia de 22 a 35 días o amenorrea por hasta 12 meses consecutivos, y estaban en el rango de  40 a 57 años;  y 24 de las mujeres participantes eran posmenopáusica, es decir que tenían más de doce meses sin tenermenstruación,  con  edades entre 54 y 79 años.

La selección apuntó a mujeres  adultas con ovarios sin antecedentes médicos o psiquiátricos de consideración que pudiesen afectar el desempeño neurocognitivo al momento de la evaluación y que no tuviesen alguna condición física o de consumo de  medicamentos que pudiesen afectar  su ciclo menstrual. 

A las participantes se les administró una encuesta general para recolectar información sociodemográfica y reproductiva, y una batería compuesta por test neuropsicológicos, evaluando las funciones de  memoria de trabajo, control inhibitorio, flexibilidad, fluidez verbal (semántica y fonológica) y planificación mental. Se analizaron diferencias entre grupos controlando por las co-variables edad y educación 


La reserva cognitiva y su impacto en el deterioro 

En el estudio surgió que el único aspecto en el que se noto una deterioro de la función entre las mujeres premenopáusicas y las que estaban atravesando la menopausia fue en   la capacidad para generar palabras siguiendo una consigna, aunque sólo en los casos en que por su profesión o nivel educativo las participantes no contaban con lo una gran  reserva cognitiva. “Esta función define al conjunto de conocimientos y aprendizajes que una persona adquiere en el transcurso de su vida conforme a los desafíos intelectuales a lo que se mantuvo expuesta; una suerte de “capital simbólico” que ayuda a tolerar mejor el daño cerebral y contener el deterioro” explica el docente.

En este sentido, Martino destaca que la reserva cognitiva no es algo estático o que se adquiere en cierto momento de la vida, “lo trascendente de la reserva es que puede ser incrementada al incorporar ciertas formas de conducta, como el hábito de la lectura, la escritura, los juegos de ingenio, la realización de cursos sobre algo que resulte interesante o placentero  como pintar, dibujar, tocar un instrumento y fundamentalmente la interacción e integración social, de manera de comprender a la reserva cognitiva no solo bajo el paradigma de la actividad intelectual, sino desde la perspectiva de cuán activa es la vida de una persona”, remarca.

Así mismo factores como una alimentación saludable, en especial la dieta conocida como mediterránea, la realización de actividad física de bajo impacto, el buen humor,  el limitar el consumo de sustancias, dormir bien y tratar de controlar el estrés son neuroprotectores que ayudan a detener el deterioro cognitivo producido por el paso del tiempo. 

El equipo de investigación que desarrolló el proyecto “Efectos del envejecimiento reproductivo en las funciones cognitivas” está compuesto  por Pablo Martino,  Mauricio Cervigni de la UNR y CONICET, Matias M. Pulopulos, de la Ghent University de Bélgica y la UNED de España, Eduardo Audisiof, de la UNR,  José Bonet de la Universidad Favaloro,  Miguel  De Bortoli de la Universidad Nacional de San Luis y  Daniel Politis de la UBA y CONICET. El mismo fue publicado en la revista internacional especializada "Aging, Neuropsychology and Cognition"



  • Periodistas: Ileana Carrizo
  • Fotógrafos: Camila Casero