08 de Diciembre 2021

Noticias

11/02/2021

Hacer ciencia es cosa de mujeres

Mate virtual de por medio, más de 40 docentes investigadoras de la universidad compartieron una actividad organizada desde el Área de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo para conmemorar el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Directoras de proyectos de investigación y funcionarias compartieron visiones personales y colectivas que invitan a la reflexión.


Tags: "DCC" "DPC" "CienciayGénero"  



El 11 de febrero se conmemora a nivel mundial el día de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Se trata de una fecha en la que se propone visibilizar las desigualdades de género que existen en el campo científico tecnológico alrededor del globo. Este 2021 en particular, tiene a la pandemia de COVID 19 como escenario. Desde Naciones Unidas se destaca en esta fecha que la crisis, “demostró claramente el papel crucial de las mujeres investigadoras en los diferentes frentes en la lucha contra el COVID-19”. En sintonía con esta idea y sumándose a la propuesta del IUPAC (Unión Internacional de Química Pura y Aplicada, por sus siglas en inglés), el Área de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo organizó una Mateada Virtual con investigadoras de la Universidad Nacional Rosario. Durante el evento expusieron sus trabajos las docentes investigadoras que están liderando proyectos seleccionados por las convocatorias abiertas en el marco de la pandemia de COVID 19.

Más allá de las características de cada proyecto de investigación, la directora de Promoción Científica, Julia Cricco, sostuvo que el encuentro fue una invitación a “debatir sobre el rol de la mujer en ciencia específicamente en nuestra universidad, a conversar sobre los desafíos que planteó la pandemia durante el 2020 y aquellos que se reformulan este 2021”. Para Cricco, la conmemoración de este día pone el tema en agenda en el inicio de las actividades académicas, instalándolo en momentos de planificación y propuestas.

La apertura, estuvo a cargo de la secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo, Elena Gasparri. “Las grandes trasformaciones se dan en lo colectivo. Desde la universidad venimos transitando un proceso de transformación, no sólo de la visibilización de las mujeres en ciencia y tecnología, sino también poniendo el foco en los contextos en los que se dan estos trabajos y estos liderazgos”, puntualizó la flamante funcionaria y subrayó que la propuesta que se plasmará en la gestión es analizar la realidad de las mujeres y al mismo tiempo poner el énfasis en el potencial que significa su participación en ciencia y tecnología.

Gasparri apuntó asimismo que, desde su área, no se busca solamente acompañar y promocionar la participación de mujeres en ciencia y tecnología “porque estamos convencidos de que su inclusión contribuye a hacer una mejor ciencia y a mejorar la calidad de los proyectos científicos”. La apuesta es más elevada: la universidad pública “debe estar al frente de algunos debates y no solo acompañar lo que está pasando en la sociedad y en el contexto”. Indicó que desde el área se promociona y apuntala la participación de mujeres en roles de dirección de proyectos de investigación. “Tenemos que repensar cómo la perspectiva de género se incorpora en todos los procesos de investigación que damos al interior de la universidad, desde el planteo de los objetivos de investigación, las metodologías, la forma de presentación de los resultados. Pensando y repensando si desde nuestro trabajo estamos contribuyendo a producción científica con perspectiva de género”, agregó.

Experiencias en primera persona

La actividad reflejó el trabajo desde diferentes áreas disciplinares del conocimiento. Participaron Adriana Giri (IBR. UNR-CONICET), directora del proyecto SF COVID Federal: Secuenciación multiplex de SARS-COV-2 en muestras clínicas; Patricia Nari (Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales. UNR), directora del proyecto PISAC-COVID-19: “Capacidades estatales en una agenda municipal post pandemia; María Victoria Deux Marzi (Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales. UNR - CONICET), directora del proyecto SF COVID Federal: Fortalecimiento de las capacidades locales y provinciales para apoyar a trabajadores y trabajadoras de la economía social, solidaria, popular y de la agricultura familiar en el contexto provocado por la pandemia del COVID-19 y Ana Laura Cavatorta. (IBR. UNR-CONICET). Directora del proyecto SF COVID Federal: Ampliación de la capacidad diagnóstica de covid-19 en la provincia de Santa Fe a través del fortalecimiento científico tecnológico del laboratorio CTSP dependiente de la Universidad Nacional de Rosario..

Cricco eligió abrir el debate invitando a contar experiencias personales que al ponerse de manifiesto se volvieron denominadores comunes, historias y realidades compartidas por muchas investigadoras y docentes. “Como mujeres de la ciencia también nos vemos en desigualdad por tener que asumir tareas de cuidado”, sostuvo y remarcó que aquellas que deciden formar una familia, aunque tengan compañeros o compañeres que colaboran, siempre terminan asumiendo ese tipo de tareas.” Somos las que tenemos que repartirnos en hacer el trabajo que elegimos fuera de casa y muchas veces también la responsabilidad principal de la tareas dentro de casa”.

Patricia Nari cursó sus estudios en Ciencia Política en plena dictadura y cuando se recibió, ya en democracia, la decisión de ser docente investigadora de la universidad se volvió colectiva, de pareja. “La primera decisión que tomamos como pareja fue quedarnos en el país porque nos bancamos la dictadura y ahora que había democracia había que quedarse, poner el hombro en todos los lugares que se podía para consolidarla”. Empezó a trabajar en la universidad como auxiliar ad honorem poniendo tiempo al proyecto democrático. “También es cierto que durante los primeros años de vida de mis tres hijos me quedé con pocas horas de dedicación en la facultad. Me quedé como con una célula dormida, sin bajarme del tren, quedándome en la universidad con poca dedicación después cuando los chicos estuvieron un poquito más grandes pude continuar mi carrera en Conicet y demás”. Nari sostuvo que su estrategia familiar funcionó para que ninguno de los dos tuviera que dejar de hacer lo que les gustara. La investigadora destacó que la Facultad de Ciencia Política y RR.II. siempre fue un espacio con muchas mujeres en la que hubo decanas incluso cuando en otras facultados no las había.

Victoria Deux Marzi se refirió en su reflexión a datos de Conicet en el que indica que el acceso a la carrera de investigación es muy parejo entre hombres y mujeres, pero la brecha comienza a ensancharse al hablar de participación y la permanencia. “En la medida en que la carrera avanza y se trata de ocupar lugares con mayor trayectoria y mayor jerarquía, la participación de las mujeres se reduce notablemente” sostuvo y mencionó algunas cifras: así como en la asignación de becas el 60% se otorga a mujeres mujeres, el número comienza a reducirse a los casos de investigador independiente -el 48%-, hasta llegar a la cifra de 25% de mujeres en el cargo de investigador superior o principal.  “Claramente del 60 pasamos al 25 a medida que la carrera avanza” Se preguntó qué pasa con las mujeres a la hora de proyectar el avance de la carrera. Encontró algunas respuestas en su propia historia personal. Divorciada y con un hijo pequeño a cargo, la carrera de investigación no fue viable para una mujer que tenía que ser sostén de hogar por lo que tuvo que dejar sus investigaciones en Conicet. “En mi propia historia empecé a encontrar respuestas sobre por qué la carrera científica nos expulsa. Me parece que hay algo muy serio estructural respecto de cómo está planteada la carrera científica en Argentina que tenemos que revisar. No se trata solamente de que una mujer acceda a un lugar jerárquico o de decisión, sino que mujeres u hombres en esos lugares podamos revisar cuáles son las condiciones de trabajo que nos estamos dando a nosotros mismos, cuáles son las de producción que estamos teniendo”, señaló.

Adriana Giri, en tanto, comentó que cuando se recibió, en el 86, la opción era ser bioquímica clínica, la investigación estaba limitada a muy poca gente. Sin embargo, a ella no le interesaban las líneas de investigación que había en ese momento, “el sistema de becas no existía, se daban a dedo a los directores o investigadores de ese momento, no había concursos de becas y había muy pocas”. Se decidió a dejar el país, sin fecha cierta de retorno. “Una de las cosas que valoro de vivir en el extranjero es que también vi desigualdades afuera, aunque fueran del primer mundo. Vi mujeres embarazadas trabajar con radioactivos hasta el último día antes de ir a parir, sin protecciones de ningún tipo. Acá no era muy distinto pero me ayudó a ver que el mundo es muy complejo y no éramos los únicos”. Giri consideró que esta pandemia tiene que ayudarnos a pensar en las desigualdades y cambios que debemos hacer como sociedad y recordó que no hay una normalidad a la cual volver porque es esa supuesta normalidad la desencadenó la pandemia.

Para Ana Laura Cavatorta, otra de las directoras de proyectos invitada, “la ciencia no es una cuestión de género, pero debemos hacer un replanteo personal de cómo queremos visibilizar el rol de ser humano, tanto hombres como mujeres, con capacidad pensante y con misma capacidad para llegar a todas las posiciones de poder. La base está en replantear los mecanismos y las formas de visibilizar ese potencial que tenemos tanto mujeres como hombres”.

El Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia se fortalece cada año como una efeméride que permite -a pesar de las limitaciones a los encuentros cara a cara- poner ideas y perspectivas en común, compartir experiencias que enriquecen y proyectar futuro.  


  • Por Comunicación de la Ciencia

+Info

Secretarias

Potencia colectiva

  • 07 de Diciembre 2021
Secretarias

Circular Digital de Posgrado- Diciembre 2021

  • 03 de Diciembre 2021
Secretarias

Escuela de verano de AUGM de la Universidad de Chile

  • 03 de Diciembre 2021