14 de Agosto 2020

Noticias

06/07/2020

Proyectos en territorio virtual: “Derribando Muros: cine-debate” configura nuevas formas de vinculación

El proyecto, que nace en la Facultad de Psicología, fue aprobado para financiamiento por primera vez en el año 2015, desarrollandose desde entonces en el  Centro cultural Gomecito (San Lorenzo 2921).


 



La propuesta se piensa como un “dispositivo cultural de cine-debate enmarcada en una práctica comunitaria de salud mental, que busca la generación de lazos sociales como forma de desandar la cronificación institucional, y movilizar los imaginarios sociales sobre la locura en el conjunto de la comunidad.”

El equipo  está constituido por estudiantes de psicología, de trabajo social y de musicoterapia que se encuentran en diferentes momentos de las carreras y coordinado por la directora de proyecto Mariana Chidichimo, docente de psicología; Laura Kolh, docente de  trabajo social y coordinadora del Centro Cultural Gomecito y Maria Jose Bernardi, docente de musicoterapia. Pero también cuenta con la participación de voluntarios/as, vecinos/as del barrio y familiares.

El espacio de cine-debate se sostenía los domingos por la tarde en el Centro Cultural Gomecito con la intención de “habilitar a la participación de los usuarios en la organización y retrabajo del espacio, aportando a la autonomía y empoderamiento de los participantes. Ofrecer, a través del cine-debate, un espacio que colabore con el fortalecimiento y construcción de los vínculos afectivos de les usuaries con les otres significativos .”   

Este año se debió discutir el problema de cómo sostener un espacio de reunión y recreación en un nuevo contexto donde esto ya no es posible. Así, aunque la pandemia cortó la planificación que se venían realizando para pensar actividades del año a partir de un balance del año anterior, el equipo continuó reuniéndose de forma virtual.  El objetivo es lograr articular en conjunto la manera de repensar la práctica y generar otros espacio de encuentro para no perder los lazos construidos.

En esta reuniones se plantearon diferentes problemáticas a abordar: por un lado cómo seguir armando los lazos con la población internada, a cuyo encierro se le suma el del aislamiento afectivo y emocional. Por otro lado se pensó como continuar la comunicación con la población que asistía a los debates  ya que no todos/as tienen acceso a las condiciones materiales para conectarse virtualmente: computadoras, teléfonos o conexión a internet.

Surgieron  distintas propuestas para solucionarlas. En lo concreto de la práctica se armaron articulaciones con un nuevo equipo de trabajo dentro del Agudo Ávila. Ésto permitió generar una comunicación epistolar con videos a través de los cuales se transmite, por parte del equipo, el proceso que se estaba viviendo, un interés por comunicarse y que quienes están internados sepan que se estaba pensando en ellos e intentando generar nuevas propuestas. Esta nueva conformación de  equipo dentro de la institución permitió generar las condiciones para que se armen respuestas, en formato audiovisual, contando cómo están viviendo el proceso desde adentro y dando pie al recuerdo, lo que hizo avanzar la comunicación.

La segunda propuesta se articuló en las redes donde se propusieron películas para ver y luego debatir mediante comentarios en los posteos de las páginas de Facebook e Instagram (@derrimuros). Allí se trabajaron temas indispensables para discutir, como que en el 2020 debería haberse concretado el cierre de manicomios y la completa desmanicomialización de usuarios de salud mental. Por lo tanto se presentaron propuestas de películas de producción local con la participación en producción o actuación de usuarios y usuarias de salud mental. El mayor desafío fue encontrar la manera de hacer efectiva la llegada de las películas a quienes eran asiduos/as participantes del espacio y poder acompañar tanto a quienes están internados como a quienes les interesa el espacio de cine debate.

Desde el equipo de Derribando muros consideramos esencial no perder los lazos construidos en el trabajo de estos años. Para eso adaptarse a las tecnologías que tenemos a disposición y armar equipos fuertes es una manera de complementar, aunque no reemplazar, el espacio de encuentro. Mientras seguimos a la espera de poder regresar al territorio y al contacto cara a cara aprovechamos para repensar maneras de vincularnos” reflexiona Mariana Chidichimo, directora del proyecto. 


ESCUCHALOS EN EL MICRO DE RADIO UNIVERSIDAD


  • Por Natacha Goity