09 de Julio 2020

Noticias

26/05/2020

Salud Sexual y Reproductiva durante la situación de emergencia sanitaria y aislamiento obligatorio

 Mariela Cabral,  médica ginecóloga, realiza una serie de recomendaciones para el cuidado de la salud en las mujeres, un derecho considerado como esencial en el sistema de salud y que debe ser garantizado. 


Tags: COVID-19 ILE anticoncepción salud mujeres  



La Organización Mundial de la Salud manifestó  su preocupación por el aumento de los embarazos no deseados, las enfermedades de transmisión sexual y las enfermedades ginecológicas durante la pandemia de COVID-19. A nivel mundial se calculan aproximadamente  dos millones lo embarazos no deseados producto del corte del vínculo de las mujeres con sus médicas y médicos ginecólogos. 

En Rosario los sistemas públicos de salud y las consultorías sexuales continuaron funcionando, en el ámbito privado la situación fue más irregular, sin embargo muchas mujeres dejaron de lado su atención ginecológicas por desconocimiento o para evitar movilizarse 

Mariela Cabral es médica ginecóloga, Jefa del servicio de Ginecología del Hospital Centenario, forma parte del equipo de Ginecología Oncológica,  y es miembro del staff médico del Centro de Salud 7 de abril de la Universidad Nacional de Rosario .

Cabral destaca la importancia de que las pacientes no corten el vínculo con su médico, y que no duden contactar a un profesional frente a cualquier inquietud que se les presente. “Una de las características de esta época es la  de dificultad en la consulta, muchas veces las pacientes  no pueden contactar a su ginecóloga o ginecólogo y no saben a quién preguntar. Lo más importante de esta situación,  es que como médicas y médicos, tratemos de garantizar  el acceso de las pacientes a la consulta , porque si bien estamos preservando nos del contagio del COVID no tenemos que desatender otras problemáticas de salud. Hay que utilizar las tecnologías disponibles, llamadas, video llamadas, mensajes,  para que las pacientes se sientan acompañadas y eviten asistir a una institución sanitaria si no es necesario”, señala. 

La médica señala que los controles de rutinas pueden esperar unos meses, especialmente para las mujeres que los realiza con regularidad, sin embargo hay situaciones que requieren realizar una consulta urgente con una ginecóloga o ginecólogo. 

“Es  importante es que si la paciente se palpa un nódulo en la mama realice una consulta,  no la puede postergar, lo mismo si tiene sangrado vaginales fuera de sus días de menstruación, ya  puede haber una lesión en el cuello del útero que hay que diagnosticar podría llegar a ser maligna o premaligna que hay que tratarla o evaluar cuando se va a tratar, por lo menos diagnosticar. Primero se realizará una  consulta telefónica o por alguna plataforma de telemedicina, donde se conversa sobre los síntomas, se arma  una historia clínica, y a través de estos datos, la o el profesional puede determinar la  posible gravedad de la situación,  no es lo mismo un nódulo de mama en una mujer de 20 años que de 50 años”, enfatiza.

Para la profesional es importante realizar consulta frente a cualquier situación que sea anormal o que represente una incomodidad   para la mujer, aunque suponga no tenga  gravedad: “hay  situaciones donde la paciente siente molestias que probablemente no requieran una consulta presencial pero que se pueden resolver por teléfono. Algo muy común es la presencia de flujo o picazón vaginal, que para  la paciente es muy molesto y no tiene porque estar tolerando esa sintomatología por no recurrir a una consulta,  muchas veces con el interrogatorio nos podemos dar cuenta si esa clínica corresponde a una infección micótica o a otro tipo de infección y  con una receta electrónica podemos indicar medicación. De esta manera  la paciente se alivia  sin necesidad de  ir al consultorio. Lo mismo sucede con las consultas sobre anticoncepción o cualquier otra cuestión que genere malestar físico o emocional”.  

El contacto de la ginecóloga o el ginecólogo con la paciente permite diágnosticar si una situación puede tratarse a la distancia, se puede esperar o debe ser tratada inmediatamente, esto ademá de evitar complicaciones en la salud sirve para tranquilizar que el paciente no aumente la angustia que eso impacta negativamente.

En el sistema de salud público  se continuaron los tratamiento de oncología ginecológica, se realizaron intervenciones y los tratamientos que eran indispensables, las consultas no están demás y se pueden evitar problemas mayores. 

 

La anticoncepción 

Los servicios de Salud Sexual y Reproductiva y los Protocolos de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) están contemplado entre los servicios esenciales y los efectores públicos de salud deben garantizarlos.

Mariela Cabral manifiesta que la información y el acceso a los métodos anticonceptivos es un derecho y que es importante que las mujeres mantengan  su anticoncepción aún si suponen que no van a tener relaciones sexuales porque no conviven con su pareja. 

La continuidad de los mismos  evita la aparición del embarazo no planificado, irregularidades del ciclo y el dolor menstrual. Además, los anticonceptivos hormonales con estrógenos y gestágenos inducen cambios que generan hipercoagulabilidad de la sangre y este efecto es mayor en el primer año de uso, por lo tanto si se suspende la pastilla aunque sea por un mes, al retomar la medicación se vuelve a exponer a ese riesgo.

“Si se suspendieron los anticonceptivos, lo recomendable es iniciarlos al comienzo del siguiente ciclo  y que continúe con los mismos aunque piense que no va a tener relaciones sexuales, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se está poniendo énfasis resguardar la anticoncepción de las mujeres”, destaca Cabral. 

Sobre la relación anticoncepción y COVID-19, la médica resalta que “ si la paciente está tomando anticonceptivo hormonal y tiene temor de estar en una fase asintomática de una infección de Coronavirus que no suspenda los anticonceptivos,  puede seguir tomando mientras continúa la cuarentena, incluso aunque empiece a tener síntomas leves, con fiebre o tos, puede continuar con su método anticonceptivo salvo que presente síntomas muy severos y eso ya se va a resolver con el equipo de salud al que va a consultar por el COVID 19.  No pone en riesgo su salud por tomar anticonceptivos y estar cursando un coronavirus asintomático”. En caso de que existan factores de riesgo de una trombosis se puede recurrir a un dispositivo intrauterino (DIU).

Cabral destaca que según los datos estadísticos la actividad sexual se vió reducida entre quienes no conviven con su pareja pero entre los convivientes no se manifestó una gran diferencia, por lo que es importante el cuidado de la salud sexual y reproductiva en los distintos momentos de la vida, y hay que remarcar la importancia de la anticoncepción, el uso de preservativos si no se accede a otro método, la anticoncepción de emergencia y el acceso a la ILE (interrupción legal del embarazo).  

“Uno de los momentos en los que hay que cuidarse es en el posparto, es otro momento de consulta importante, es importante que  los métodos se inicien en el lo antes posible para evitar el embarazo con un periodo intergenésico corto”, señala la especialista. 

Reglas irregulares 

A partir de la pandemia de COVID 19 se estableció el aislamiento, social y obligatorio lo que significó un cambio abrupto en la rutina de la ciudadanía, en el marco de una situación que genera mucha incertidumbre y puede ser angustiante, este quiebre de la rutina cotidiana puede producir cambios en la regularidad de los períodos menstruales. 

“Las mujeres transitamos la vida en una serie de ciclos,  somos fundamentalmente cíclicas, y eso depende del ámbito, el ambiente, nuestra rutina, sobre todo en la edad reproductiva. Las  situaciones de cambios, los estados de angustia, de  ansiedad se pueden traducir en una falta o alteración del ciclo menstrual, así como  también en la aparición de ciclos irregulares,  pueden ser más corto, con una menstruación cada 20 días, esto puede llamar la atención. Mientras los cambios no se repitan permanentemente no debería  ser una situación relevante, en caso  que la paciente tenga mucho sangrado o los ciclos duren más  a 7 días deberá consultar a un médico”, explica la médica ginecóloga. Además resalta  que si los cambios en la mesntruación son motivo de preocupación para la paciente, aunque no presente otro síntoma,  que  no dude en comunicarse con un profesional. 

“Una vez descartada la posibilidad de embarazo, se puede evaluar si la paciente necesita o no  una medicación para regularizar su ciclo, y puede hacerse de manera telefónica a través de la consulta. Es bastante habitual que las niñas y las adolescentes que transitan sus primeras menstruaciones después de la menarca tengan cambios en la regularidad de su ciclo, en esos casos se trata de tranquilizar a la niña y a la familia, y de tomarse el tiempo de esperar que la situación se normalice”, aclara Mariela Cabral.



El Climaterio 

“La  paciente menopáusica puede resolver por una consulta virtual los síntomas provocados por este periodo como son  los sofocos y otras manifestaciones regulares pero si  tiene un sangrado, que es anormal en este caso, tiene que consultar y si la  paciente que se palpa un nódulo en la mama tiene que consultar y posiblemente tenga que asistir al centro de salud” destaca Mariela Cabral. 

La médica recomienda alimentación saludable y la actividad física, ya que es un momento en el que  la ganancia de peso puede ser importante  ya que la movilidad ha sido restringida. “Armarse una rutina de ejercicios en su casa, hacer una caminata mínima, dentro de lo que está permitido y  seleccionar los alimentos, son medidas importantes para todas las personas, pero especialmente para las mujeres en su periodo menopáusico” aconseja la ginecóloga. 

 


  • Periodistas: Ileana Carrizo