29 de Mayo 2020

Noticias

18/05/2020

Créditos a tasa cero: un impulso para la economía

La docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Estadística, María Elena Casella, detalla los requisitos para beneficiarios y los alcances de esta medida del Gobierno Nacional que busca ayudar a los sectores más afectados.


Tags: Estudiantes Docentes Investigadores  



Hace algunas semanas, el Gobierno Nacional anunció que se iban a entregar créditos a tasa cero para dar alivio económico inmediato a aquellas empresas y trabajadores afectados directamente por la caída de la actividad económica luego de las medidas de contingencia implementadas durante la Emergencia Sanitaria. María Elena Casella, docente de la asignatura “Impuesto II” y Secretaria de Posgrado de la Facultad de Ciencias Económicas y Estadística de la Universidad Nacional de Rosario, analizó y explicó cómo funcionan los mismos.

Los créditos a tasa cero fueron incluidos dentro del Programa de Asistencia al Trabajo y a la Producción para mantener los procesos productivos del país y garantizar el sostenimiento del empleo en las actividades económicas más severamente afectadas. “Esta medida es específicamente para los autónomos y monotributistas. Es la posibilidad de acceder a un crédito para consumo”, explicó la especialista.

Esto significa que el monto de dinero asignado no se puede aplicar libremente para otras cuestiones, como cancelar deuda, sino que es específicamente para consumir. “La idea de beneficiar al pequeño contribuyente y al trabajador autónomo para que se pueda reactivar un poco la economía. Otorgan un límite en la tarjeta de crédito de hasta 150 mil pesos en tres cuotas y se puede aplicar para compras de cualquier tipo”.

El tope máximo, que va a depender de la categoría del monotributo, es hasta tres veces el promedio mensual del límite inferior de la categoría en que reviste el monostributista. “Va a tener seis meses de gracia, es decir ese lapso para comenzar a pagarlo y luego se va a abonar en 12 cuotas. En un país como el nuestro, donde la inflación suele ser un tema recurrente, es muy beneficioso, ya que se van a terminar de pagar en 18 meses sin ningún interés. Se puede gastar menos del monto adjudicado y eso es lo que se va a financiar. Es importante aclarar que se va a manejar a partir de tarjeta de crédito y no se puede retirar el monto en efectivo”.

Ahora bien, este crédito no es para la generalidad sino que se requieren algunas condiciones previas para poder acceder al mismo. Una de ellas es que los aspirantes deben demostrar una merma en relación a su actividad: en el caso de los autónomos en relación al año anterior y en los monotributistas, un descenso por debajo del promedio de la categoría. “Lamentablemente esto tiene algunos efectos no deseados, porque por ejemplo el mínimo del monotributista de categoría A es cero, entonces es imposible experimentar una caída por debajo de ese número. Entonces, los de esta categoría no están pudiendo acceder al beneficio por el momento, cuestión que está sujeta a revisión. Igualmente, estos créditos son compatibles con el Ingreso Familiar de Emergencia, entonces se supone que los monotributistas A y B deberían poder obtener ambas cosas.”.

Otro de los requisitos es que la persona que lo solicite no tiene que desempeñarse en relación de dependencia ni tener jubilaciones activas, aunque no es incompatible con un beneficio de pensión. El trámite se solicita en la web de la AFIP, y se debe informar si se posee con anterioridad una tarjeta de crédito y a que banco pertenece la misma. En caso de contar con la misma, hay que manifestarlo y especificar en qué banco gustaría gestionar la tarjeta. Los bancos luego realizan las gestiones necesarias para terminar el trámite a través del homebanking.

Para los que se iniciaron después de abril de 2019, al no tener una comparativa con el año anterior, se les pide comparar desde el 20 de marzo al 20 de abril con igual periodo en noviembre y diciembre. “Creo que el Gobierno está haciendo grandes esfuerzos para tratar de palear esta grave situación. Hay que recordar que la misma no nos encuentra en las mejores condiciones económicas, sino que veníamos con un país muy golpeado. Se pueden encontrar cuestiones que podrían ser criticadas o mejor implementadas pero en líneas generales las medidas son acertadas para este momento especial”.

Una cuestión importante a clarificar es que en ninguno de los casos los solicitantes pueden ser deudores del sistema financiero y no pueden ser simultáneamente monotributista y autónomo. Otro elemento a tener en cuenta, es que en muchas jurisdicciones del país, como en el caso de Santa Fe, los profesionales independientes no están obligados, siendo monotributistas, al pago de la parte previsional porque están cubiertos por sus respectivas cajas provinciales. En esta ocasión, ellos también pueden acceder al crédito.

Hacerle frente a la encrucijada

Desde que se decretó el aislamiento social y obligatorio, se puso en debate la relación entre aislamiento y economía, lo que disparó fuegos cruzados entre distintos sectores. “Me parece una falsa dicotomía porque en realidad no es que si nos aislamos perjudicamos a la economía y si no lo hacemos, la beneficiamos. Si abrimos el panorama y nos contagiamos todos, va a golpear duramente también a la economía. Basta sólo con ver la experiencia de otros países para darse cuenta, como por ejemplo Estados Unidos, que no tomó medidas de aislamiento y que, sin embargo, tienen un gran problema con los niveles de desempleo”, aclaró Casella.

Si hay algo que demostró la pandemia, es que la mayoría de los gobiernos a nivel mundial no estaban preparados de antemano, en uno o varios ámbitos, para enfrentar una situación similar, y es aquí donde las acciones tomadas a partir de este escenario juegan un papel sumamente importante. “Es una buena oportunidad para que se revean muchos aspectos en relación a nuestra matriz productiva, sistema tributario, las multinacionales, el rol de las Pymes, etc.”, opinó.

A partir del contexto de urgencia, se tuvieron que implementar políticas públicas a toda velocidad que están permanentemente en revisión de situación. En este caso, el grupo de expertos consultivos que conformó el Gobierno para hacerle frente a la pandemia marcó la semana pasada que en un primer momento muchas actividades habían quedado afuera de los créditos porque se suponía que no tendrían consecuencias negativas en sus ganancias a causa del aislamiento. No obstante, al certificar que esto no era así, se sumaron diferentes ramas de la economía a la ecuación.

La docente opinó que esta es una buena medida para afrontar los tiempos que corren, aunque puso el foco en que desgraciadamente varias personas quedan fuera por los requisitos. “Lo que me parece valorable es que se supo ver estos problemas y de a poco se van corrigiendo. Por ejemplo, el jueves de la semana pasada salió una resolución en la que se incluye también a aquellos que hayan iniciado actividad en el 2020. Las pequeñas Pymes son las que tienen más dificultades económicas porque no cuentan con un respaldo, como sí otras que han logrado sostenerse en el tiempo”.

En comparación a los números que esperaba el Estado Nacional, es menor la cantidad de personas que están accediendo al beneficio. Esto puede deberse a errores y fallas del sistema. “El tiempo para tramitarlo es hasta el 29 de mayo, AFIP tiene un registro que apunta que casi 1.300.000 personas están en condiciones de acceder. Hay personas que se le ha sido denegado y no se termina de comprender el porqué, como también, otra falla del sistema es que si se ingresa mal un dato no te permite rectificarlo, entonces ahora se habilitó al banco a que pueda modificar estos errores para solucionar la situación. Se vió necesario permitir una segunda instancia para que el beneficio llegue a la mayor cantidad de personas posibles”.


  • Periodistas: Gonzalo J. García