16 de Octubre 2021

Noticias

11/04/2016

Lo que el boom inmobiliario nos dejó

Consecuencias habitacionales a mediados de 2016, derivadas del boom inmobiliario de la ciudad de Rosario, con origen en las restricciones cambiarias, la elevada inflación y la baja sofisticación de los inversores.


Tags: rosario departamentos monoambientes alquileres  



Por Mg. Germán Tessmer, Lic. Luciano Jara Musuruana y Lic. Patricio Almeida Gentile

 El boom inmobiliario que vivió nuestro país en la última década, estuvo signado por restricciones en el mercado cambiario, la elevada inflación, la consecuente desconfianza en el peso como reserva de valor y la baja sofisticación de muchos inversores nacionales, obteniéndose como resultado una insuficiente canalización del ahorro al sistema financiero. Este fenómeno tuvo como contrapartida la denominada inversión en ladrillos, una alternativa que incluso transformó el paisaje urbano de los distritos más importantes del país.

El sur de la provincia de Santa Fe es un caso testigo de este fenómeno. Parte de los excedentes del auge de la producción sojera de la provincia se han volcado a la construcción, sobre todo de unidades pequeñas, con el objetivo de formar un activo que actúe como refugio de valor (en un contexto de elevada inflación y volatilidad cambiaria) y/o como fuente de ingreso adicional vía alquiler

Hasta tal punto ha sido notoria esta dinámica, que la fisonomía de la ciudad de Rosario se ha visto drásticamente modificada por una variada gama de proyectos inmobiliarios. Es decir, si bien es cierto que el boom del sector de la construcción tuvo lugar en las principales ciudades del país, en Rosario, éste auge fue aún más notorio debido a los más de 5.000.000 de m2 que se han creado en los últimos tiempos. Countries, edificios inteligentes, barrios cerrados, o amenities; son ahora palabras de uso corriente en el lenguaje del rosarino, y que antes estaban en boca de pocos.

En este artículo mostramos como el boom afectó a la ciudad de Rosario.

Ver artículo Ver RepHip


Logo

observatorio.unr.edu.ar

Twitter Facebook Instagram LinkedIn


  • Por Germán Tessmer