09 de Julio 2020

Noticias

20/04/2020

Primogénita, una nueva variedad de legumbre específica para el mercado local

La Universidad Nacional de Rosario y el Instituto de Tecnología Agropecuaria trabajaron en conjunto para producir una nueva especie de arveja local  que sirva para darle impulso al cultivo de la leguminosa en la región y que colabore a una mayor biodiversidad de cultivos y un mejor uso del suelo.


Tags: Agrarias INTA legumbres arveja ecología suelo sustentable  



La producción de leguminosas como la arveja y la lenteja es muy tradicional en nuestra  zona, aunque en los últimos años este tipo de cultivos ha tenido menos aceptación entre los productores, entre otros motivos, porque las variedades que se cultivan en la región han perdido competitividad en los mercados internacionales. 

Al no existir iniciativa privada para la generación o introducción de nuevas especies de semillas, la Universidad Nacional de Rosario  y el  Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), desarrollaron un proyecto conjunto para la producción  de nuevas variedades de arveja, y de esta manera, darle un impulso a la actividad.

La ingeniera agrónoma Ileana Gatti forma parte del  programa de Mejoramiento de Arveja de la la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNR, quienes junto al INTA trabajan  para mejorar la producción de las leguminosa en la región. 

Ileana Gatti destaca el hecho de que desde dos organismos públicos realicen  una tarea que impacta en un mejoramiento de la actividad agropecuaria y colabora con el desarrollo productivo de la región. 

Gatti señala que la creación de variedades producidas localmente disminuye los costos de importación de semillas, además de las ventajas, de  trabajar con materiales adaptados a las condiciones agroecológicas locales, maximizando los rendimientos y la calidad del grano. 

La   investigadora considera que el cultivo de la arveja es ecológicamente muy interesante, permite una buena rotación de la tierra intercalando con otro cultivo de invierno que es el trigo.  Tiene la característica de consumir menos agua que el trigo, fija el nitrógeno en la tierra y tiene menor costo del fertilizante, lo que redunda en una mejor condición del suelo para los demás cultivos. “ La arveja tiene un ciclo muy interesante porque se hace en invierno y se cosecha en noviembre,  eso permite que después se plante un maíz tardío o una soja de segunda, el productor puede ir rotando un año trigo, un año arveja, y luego maíz y soja ó sorgo”. 

“Los miembros de  equipo de investigadores de la facultad tenemos el objetivo de  difundir el cultivo de las legumbres porque son mejores para el suelo, sirven para mejorar el sistema de rotación de los cultivos, aportan a  un buen uso de la tierra y para ampliar la biodiversidad de cultivo” resalta.

La docente de Ciencias Agrarias considera que el mercado de legumbres tiende a ir en aumento debido a los cambios de hábitos en la alimentación, cada vez hay más personas que eligen no consumir carne como los vegetarianos o los veganos, y que pueden recibir de las legumbres el aporte proteico que obtendrían de los alimentos de origen animal. 

“Como resultado del trabajo en conjunto entre la Facultad y el Inta  se logró una nueva variedad pre-comercial de arveja verde lisa, específica para el consumo humanos como grano partido y mayormente con grano rehidratado y enlatado, que presenta un rendimiento superior respecto a la variedad más sembrada debido a su buen porte a cosecha y a su comportamiento ante las enfermedades”, explica Gatti. 

Esta  nueva variedad de semilla que recibió el nombre de Primogénita. Está en proceso de inscripción en el Registro Nacional de Cultivares (RNC) y en el Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares (RNPC),  que es el organismo que da el reconocimiento y el derecho de obtentor de propiedad. 

La investigadora explica que “Una vez culminado el proceso de inscripción, que se encuentra detenido por la pandemia de Coronavirus,  se va a llamar a licenciamiento para su producción este año y que salga a la venta el próximo. Ni la Facultad ni el INTA tiene capacidad para producir semillas, tenemos capacidad para hacer las variedades, evaluarla muy bien y tener un mínimo de semilla básica, que es lo que semillero compra,  multiplica y vende a los productores” . 

“Primogénita  se realizó a través de técnicas de mejoramiento tradicional,  no son transgénicas. En las legumbres serían contraproducente ya que cerraría mercados, no hay muchos compradores para variedades transgénicas, por lo que es importante que haya sido hecha por métodos tradicionales”, destaca.  

Los productores locales están muy interesados en poder ampliar el mercado, más del 70% cultiva una sola variedad de arveja, que es un riesgo ecológico  muy importante para la zona, frente a una nueva enfermedad o plaga que ataque a esa especie en particular se expande por todo el cultivo. 

La ingeniera agrónoma destaca que se está trabajando fuertemente  para conseguir más mercados para las legumbres locales, la variedad de semilla producida por el equipo de la Facultad y el INTA tendría las condiciones para ser exportada a China y Europa, además de los mercados regionales como el de Brasil. En este sentido considera muy importante el trabajo de difusión que el INTA está realizando entre los productores de legumbres, que suelen ser entre pequeños y medianos, para que adopten prácticas comunes, internacionalmente reconocidas. 

 

Producir  nueva variedad de semilla 

“El proceso para lograr una nueva variedad que pueda salir al mercado es sumamente largo, lleva entre 10 y 12 años. Se van haciendo  cruzamientos y se seleccionan las líneas que presenten algunas características innovadoras o que tengan buen rendimiento. La Facultad cuenta con una amplia colección importante  de germoplasma, que es el conjunto de genes que se transmite en la reproducción de las especies vegetales silvestres, lo que permite ir probando con distintas combinaciones”, explica la investigadora

“En el marco del Convenio entre la Ciencias Agrarias y el INTA se están produciendo diferentes variedades que se encuentran en distintas instancias de evaluación. En este momento tenemos también una del tipo amarillo, aunque el mercado de arveja amarilla actualmente no despierta mucho interés debido a un impuesto que impuso la India, es una  variedad es muy buena con muy buen rendimiento y cuando haya interés de producir, la escribiremos también” detalla Gatti. 


El programa de mejoramiento de arveja, único en instituciones públicas, se desarrolla en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Rosario UNR a cargo de Ileana Gatti y  Enrique Cointry, en convenio con el INTA Oliveros a cargo de María Andrea Espósito.


  • Periodistas: Ileana Carrizo
  • Fotógrafos: Gonzalo J. García