25 de Noviembre 2020

Noticias

27/04/2020

Lecturas Recomendadas de la biblioteca de UNR Editora

La Universidad Nacional de Rosario comparte material de libre acceso para poder disfrutar en tiempos de aislamiento, dejando a disposición de la comunidad libros publicados oportunamente por su editorial.


 



La propuesta Lecturas recomendadas se enmarca en la iniciativa “Yo me quedo en casa leyendo”  de la UNR Editora y se realiza con el objetivo de incentivar una lectura consciente y activa, tratando de formar nuevos lectores.

Los libros han sido especialmente seleccionados, con la intención de evitar generar una sobresaturación de contenido que se pierda en las redes, aprovechando este momento para acercar la lectura en un formato simple y fomentar el interés por el libro.

El periodista y fundador de Rosario/12, Horacio Vargas, recopila en Crónicas de Rosario sus mejores artículos publicados en los diarios Página/12 y Rosario/12 en 25 años. Con una notable dosis de capacidad de observación y usos narrativos, estos textos de prensa pueden leerse –con el paso del tiempo– como la memoria de una ciudad.

 

Cuatro relatos que configuran el mundo en la obra de Riestra: la amistad, los lugares cotidianos, la irrupción de lo fantástico, la muerte. Las épocas mueren como las personas, y en esta idea nace la nostalgia de lo que no volverá, pero al mismo tiempo la fascinación por lo nuevo. Entonces, contar la ciudad, como en el personaje de El último verano, es la razón de ser del escritor, despertar la imaginación de quien quiere oir cómo son las luces, cómo rebotan en el asfalto en ese lugar desconocido al que quisiéramos llegar.

 

Este libro hace un detallado recorrido de la creación, formación e institucionalización de un campo de estudios e investigación en la Argentina: el de las ciencias de la comunicación. El impacto de los mass media –la televisión y las comunicaciones satelitales–, las rupturas con las figuración en el arte –las vanguardias y los happenings–, el interés por las nuevas expresiones de la cultura de masas –como el caso de la historieta–, son los objetos de estudios y análisis que encontrarán un variado grupo de investigadores por fuera de los canales institucionales, e integrantes de esa intelectualidad “crítica” a la que se han referido autores como Terán o Gilman. Diviani distingue la experiencia argentina respecto a la situación de estos estudios en Europa y Estados Unidos, muestra cómo a partir de las producciones de ciertos autores se conformó el campo (Verón, Massota, Schmucler, Rivera, Ford, Steimberg, Rest, entre otros) y diferencia las líneas metodológico-políticas que existieron. Pero, tal vez lo más valioso que el lector encuentre en esta obra, es cómo el autor sigue la evolución del campo a través de ellos. Los cruces, los intercambios, los choques que se dan entre los mismos en esa década del 60 “larga” –que va de de 1955 a 1976–, configuran un mapa claro y dinámico del lugar y el posicionamiento de cada uno, según la coyuntura.Un libro imprescindible para entender quién era quién en los estudios sobre comunicación, lenguaje y cultura en un momento central del siglo XX.

 

La historia de la humanidad, así como las historias personales, transcurre en un espacio físico, un espacio que puede conservar algo de lo sucedido, o bien que guarda el un detalle que se expresa en la memoria. El autor se pregunta por la razón de ser de esos lugares e intenta reflexionar sobre el sentido en que cada grupo social resignifica esos espacios.

 

A través de esta serie de crónicas, la voz de Osvaldo Aguirre nos cuenta cómo un escritor se convierte en periodista de la sección policiales en el momento en que el diario decide modernizarse, lo que implica tensiones entre los personajes "institucionalizados" y los jóvenes incorporados. En Notas en un diario encontraremos el ambiente, las conversaciones, los tópicos y las miserias que envuelven al mundo periodístico puertas adentro; y las conexiones, lazos y actitudes que toman los distintos periodistas ante el hecho policial que sucede en la calle. Un libro narrado con simpleza y tejido con maestría.

 

"Si te molesta la corrupción, cuando entiendas el concepto de plusvalía la vas a flashear", decía una frase de años atras que aún debe circular por las redes sociales. Les autores de este libro acordarían con ella, aunque indicarían: " y si te molesta la plusvalía, cuando entiendas el concepto de pobreza de tiempo...". No sabemos algo que sea más que un "flash" pero Deconstrucción del tiempo muestra que, incluso tras la plusvalia, hay un universo de necesidades fisicas, sociales, culturales y afectivas sin las cuales ninguna persona puede mantenerse y seguir ofreciendo su fuerza de trabajo en el mercado. Ese universo, ocupado mayoritariamente por mujeres, es trabajo no remunerado y no reconocido por el capital y, en general, la sociedad. A partir del concepto de pobreza de tiempo desarrollado en el libro, les autores buscan señalar que una mejoría no se resume en un aumento del ingreso monetario, sino también en integrar a la economía todo aquello que ayude al bienestar y a la sostenibilidad de la vida.

 

Frente a modelos y proyectos políticos y económicos que favorecen la acumulación económica por parte de un número cada vez más reducido de personas , impulsan la precariedad y la pobreza de la mayoría, y conducen a la explotación indiscriminada de los recursos naturales, cierta idea de justicia espacial podría gozar de consenso ¿Quién podría estar a favor de territorios que posibilitan formas de producción depredadoras de ríos, océanos y selvas tropicales? ¿La explotación de hombres, mujeres y niños en plantaciones, clubes nocturnos o talleres clandestinos? ¿La riqueza protegida y resguardada de arrabales de pobreza amenazante detrás de muros, vigilantes, cámaras y otros dispositivos de seguridad? Sin embargo, la compejidad del concepto de justicia espacial – y por qué no su misma potencia- se evidencia a la hora de señalar ya no un modelo sino la forma de procurar ( y de mantener) ciudades y territorios justos. ¿Es posible? ¿Deseable? ¿Cómo? Desde el programa “Espacios, Políticas, Sociedades” del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad Nacional de Rosario decidimos traducir y publicar esta obra con el ánimo de contribuir a los debates sobre justicia espacial en Argentina y en América Latina.

 

¿Cómo hablan los rosarinos? Rescatar una voz, un habla, es un valor crucial de la literatura. Esta novela, cuya primera edición es de 1970, tiene la singularidad de rescatar la cadencia que refleja el modo de vivir de la ciudad. La voz de Celia, atravesada por las expresiones típicas, pero también con la carnadura de su cotidianeidad, de sus deseos, de su particular mirada del mundo, relata una historia desopilante y trágica a la vez, no sin belleza.

 

Estos cuentos, publicados primeramente por Centro editor de América latina a principios de los 70, reflejan la situación de la sociedad en ese cambio de épocas que se vivió entre mediados de los 60 y principios de los 70. La irrupción de la vida política, contemporánea del desdén de muchas personas a aceptar ese cambio, esa nueva intensidad; la nueva ciudad, modernizada según los estereotipos importados; la incomprensión de la realidad y el aislamiento, todo esto se ve como en un prisma en esta serie de relatos que dejan una serie de preguntas sobre nosotros mismos.

 

Una reflexión llevada al límite, a cargo de un especialista del tema Malvinas: ¿Qué hacemos, como país, si nos dijeran que en unos días nos devuelven las Malvinas? A partir de esta hipótesis el texto empieza a desgranar una serie de conjeturas que como argentinos tenemos sobre la vida en las islas, y sobre todo de la relación que tenemos con la plataforma marítica que también es parte de nuestro país, una parte gigante y quizás olvidada. Este valioso texto nos invita a pensar en qué país tenemos y qué país podríamos querer.

 

En este libro el autor, a través de un personaje común en todos los relatos, cuenta historias y forma un puzzle de recuerdos y memorias que se suceden en Rosario y alrededores, con el trasfondo y ambiente de la última dictadura militar en Argentina. La narrativa es fluida y clara, el lenguaje es concreto y las emociones y personajes que transitan el libro dejan huellas, empatía, y la sensación inolvidable que marcan los buenos libros. 

 



Esta colección tiene como objeto la traducción al español y publicación bilingüe y confrontada, con introducción y notas, de una colección de obras de escritoras contemporáneas de diversas lenguas extranjeras con escasa o nula tradición de traducción a nuestra lengua. Además, se propone reunir a traductores académicos, muchos de los cuales han frecuentado a estas escritoras, como lectores o críticos, y que ahora se enfrentan al desafío de sintetizar su lectura en una traducción notada. Debido a la diversidad de origen y formación de los traductores, no se ha elegido una variedad para el español; de alguna manera, la polifonía no solo se plantea en cuanto a la materia poética, sino también a la forma, en un remedo, quizás un poco romántico de la cuestión “forma y contenido”. Director de la colección, Darío Maiorana.

 


  • Por Damián Burki