07 de Abril 2020

Noticias

08/03/2020

Desigualdad de género

Las mujeres del Gran Rosario ganan un 35% menos que los varones y le dedican tres veces más horas que ellos a la tareas del hogar, de acuerdo a un informe de la Usina de Datos de la UNR que pretende visibilizar la inequidad de género a partir de datos oficiales. 


 



La Usina de Datos de la UNR elaboró un informe sobre la inequidad entre mujeres y varones en distintos ámbitos: los usos del tiempo y la distribución de tareas del hogar,  la situación ocupacional y las brechas de ingreso, el acceso a la seguridad social y la pobreza por insuficiencia de ingresos y de tiempo. Los indicadores socio-económicos, desagregados por sexo fueron calculados en base a la Encuesta Permanente de Hogares (INDEC), el Boletín de Seguridad Social para la provincia de Santa Fe (ANSES) y la Encuesta de Uso del Tiempo Rosario (Grupo de Estudios Economía y Género UNR). 

Según los datos relevados por la Encuesta Permanente de Hogares, la mayor parte de las tareas del hogar (sin  contar las realizadas por servicio  doméstico)  son realizadas por mujeres.  Se observó que de 3 de cada 4 personas que asumen las tareas del hogar son mujeres. Al tratarse de una actividad no remunerada, la inequidad de su distribución impacta en la brecha de ingresos entre mujeres y varones.  Además, la absorción mayoritaria de estas tareas por parte del género femenino condiciona el tiempo que estas personas destinan a la educación, el ocio, la participación social y política.

Mientras que el promedio total de horas trabajadas para el mercado y para el propio hogar es similar para ambos sexos, en el caso de las mujeres el 61,5% de las horas se destinan a trabajo doméstico y de cuidado dentro del propio hogar, no remuneradas, y solo el 38,5% a trabajo fuera del hogar. Lo inverso ocurre en el caso de los varones, quienes dedican el 76,8% de su tiempo de trabajo a actividades para el mercado y solo el 23,2% a trabajo doméstico dentro del propio hogar.

Además, puede observarse que en las mujeres el tiempo simple promedio destinado a trabajo para el mercado es de 2:43 horas, mientras que para los varones es de 5:14 horas. Esto implica que el tiempo dedicado al trabajo remunerado para las mujeres representa la mitad que para los varones.  En sintonía con lo exhibido en la distribución de las tareas domésticas, las mujeres destinan en horas promedio casi tres veces lo que dedican los varones a esta misma tarea. De este modo, la evidencia empírica confirma que el espacio doméstico sigue siendo responsabilidad de la población femenina.

En cuanto a la tasa de empleo, que exhibe la proporción de personas ocupadas sobre la población total, registró para los varones del Gran Rosario un 63,9% frente a un 43,8% para las mujeres. La gran diferencia entre las tasas de actividad de varones y mujeres, que supera los 20 puntos porcentuales para la población de edad central, parece indicar que la carga de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado que tienen las mujeres impide su incorporación al mercado laboral y las mantiene, mayoritariamente, lejos de la posibilidad de generar sus propios ingresos.

Además, para aquellas que se encuentran insertas en el mercado de trabajo, lo hacen en peores condiciones que los varones. Este hecho se refuerza al observar los mayores niveles de informalidad presentes en el trabajo femenino y la menor remuneración promedio que reciben por su trabajo. En resumidas cuentas, las mujeres tienen menos y peores empleos que los varones.

Las asimetrías entre varones y mujeres también se reflejan en el ingreso promedio que obtienen ambos por su trabajo en el mercado. Así, en el Gran Rosario, el ingreso promedio en la ocupación principal de los varones supera un 34,7% al de las mujeres. Dicha relación dispar equivale, en proporción, a que por cada 100 pesos que obtiene un varón como remuneración, una mujer por su parte gana 65 pesos. Esta cifra es 8 puntos porcentuales mayor a la del total nacional, donde la brecha de ingresos entre varones y mujeres ronda el 26,1%.

Hacia mayo de 2019, en la provincia de Santa Fe, se encontraban vigentes 437.905 jubilaciones. De ellas, un 62,5% correspondían a mujeres y un 37,5% a varones. La importante cobertura en el sistema previsional para mujeres se debe, fundamentalmente a la implementación de los planes de inclusión previsional que permitieron el acceso, a través de moratorias, a una gran parte de población que, de otra manera, no se hubieran jubilado.

Al referirse a las jubilaciones obtenidas a través de una moratoria es importante destacar que los Planes de Inclusión Previsional, popularizados como “Jubilación para Amas de Casa” funcionaron como un reconocimiento histórico al trabajo no remunerado de las mujeres. Teniendo en cuenta tanto a quienes se hayan jubilado mediante moratoria como a quienes se hayan jubilado sin ella, los varones en la provincia de Santa Fe percibían, en mayo de 2019, un haber medio de $18.408, mientras que las mujeres percibían un haber medio de $11.980, lo que implica una brecha de ingresos de 35%

A partir de considerar al tiempo como dimensión del bienestar, se estableció el concepto de "pobreza de tiempo". Si en un hogar oficialmente clasificado como no pobre existe un déficit de tiempo y no tiene opción de compensarlo adquiriendo sustitutos en el mercado, ese hogar padecerá privaciones que no se reflejan en las cifras oficiales de pobreza. Al calcular la pobreza de tiempo en base a datos de la última Encuesta de Usos de Tiempo de Rosario (2010), se observa una diferencia significativa entre varones y mujeres, el 7,44% de los varones son pobres de tiempo, en cambio, el 13,13% de las mujeres lo es.

El informe completo, elaborado por la Usina de Datos de la UNR en colaboración con el Área de Género y Sexualidades de la UNR,  esta publicado en el Repositorio Hipermedial.                                             

Director de Investigaciones Interdisciplinarias: Dr. Agustín Prospitti. Coordinación general: Mg. Paula Durán. Coordinación estadística: Dra. Lucía Andreozzi. Referente núcleo económico: Lic. Sol Gonzalez de Cap. Asistentes técnicos: Álvaro García Scavuzzo, Lic. Federico Fabbioneri, Lic. Gonzalo Brizuela, Lic. Mariana Díaz. 

Contacto: usinadedatos@unr.edu.ar Twitter: @usinadedatosunr Instagram: @usinadedatosunr


  • Periodistas: Victoria Arrabal
  • Fotógrafos: Camila Casero