09 de Julio 2020

Noticias

29/10/2019

Clarito como el agua: la salud es un derecho

Ríe Pibito es una propuesta de salud comunitaria de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas que se desarrolla desde hace 10 años con perspectiva de extensión universitaria e investigación.


Tags: UNR Rosario Ríe Pibito Facultad Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas Agua Salud Promoción de la Salud Conicet  



La Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas tiene pasillos que terminan en pequeños patios. Es una facultad que, por dentro, se parece a un barrio. En una de esas entradas de césped, debajo de una vistosa galería, está el laboratorio de Ríe Pibito. ¿Qué es la risa de un niño en una casa de altos estudios? “Ríe pibito es como un sueño”, dice su director Luis Veggi, profesor de la Facultad e investigador del Conicet. Hace una pausa y aclara: “Digo que es como un sueño porque no es un sueño, es real”. Veggi, o Luiyi, como lo nombran estudiantes, colegas y vecinos, es quien coordina un equipo de extensión universitaria e investigación llamativamente numeroso. Entre 50 y 70 personas, que casi nunca son las mismas, se reúnen voluntariamente para realizar jornadas de promoción de la salud en Villa Banana.

 

La segunda jornada del año se propuso para el jueves 5 de septiembre. Cuando apenas asomó el sol en la Facultad, se dispusieron alrededor de bolsos, carpas y mates rondas de caras dormidas pero conocidas. Conocidas porque previamente se habían encontrado en charlas, capacitaciones, prácticas y debates que se desarrollaron en el laboratorio de Ríe Pibito y la materia que surgió de este proyecto: Problemática social de las tecnologías". Luego de las introducciones teóricas y prácticas, ya estaban listos los grupos de trabajo. Fue entonces cuando partieron para el Centro Municipal de Distrito Oeste Felipe Moré, espacio municipal vecino al Centro de Convivencia Barrial Oeste y el Centro de Salud David Staffieri.

 

Al llegar al barrio los equipos de la Universidad empezaron a identificarse con pecheras y nombres de pila. En eso se sumaron integrantes de las instituciones municipales anteriormente mencionadas, además de agentes de la Guardia Urbana Municipal y personal del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario (CEMAR). Aunque la incorporación del CEMAR fue novedosa, no fue así de parte de las otras organizaciones del barrio, que ya se consideran "hermanas" de Ríe Pibito.

 

Cuando las pecheras celestes -color que evoca al reflejo en el agua cristalina- comenzaron a caminar por los pasillos del barrio, los vecinos sabían que "los de la Facultad" habían llegado. Por eso al ratito Marta, vecina de Villa Banana, largó sus tortafritas para que el armado de las carpas/consultorios fuera de lo más ameno. Mientras se prepararon las consultorías de nutrición y tuberculosis, así como las de detección de chagas, VIH y sífilis, los equipos de encuestas comenzaron a transitar entre las casas consultando por el agua corriente, la cantidad de tomas de agua, el número de convivientes por hogar y sus edades, entre otras problemáticas de salud en relación al agua de consumo. Además los estudiantes tomaron muestras de agua de las viviendas para analizar rápidamente en el campamento y luego en el laboratorio.

 

Si bien algunas y algunos de los integrantes de Ríe Pibito son voluntarios "históricos" había en el campamento más personas que conocían de cerca el barrio: Priscila Castañeda, educadora del Yo, sí puedo en Villa Banana y Candela, Melody, Nicanor, Lautaro, Joel, Magalí y Verónica, estudiantes de quinto año de la escuela del barrio, Marcelino Champagnat. Este grupo de jóvenes, a partir de un convenio que sostiene la Universidad con la escuela, cursan la electiva Problemática social de las tecnologías en la Facultad y desde ahí proyectan actividades en su barrio. Priscila hace el vínculo entre Ríe Pibito, Universidad y Villa Banana comentando que este proyecto tiene un rasgo de generosidad muy profunda: de parte de los vecinos, que le abren sus puertas a desconocidos, y de parte de estudiantes que eligen transitar su formación en vínculo con las problemáticas reales de una comunidad de Rosario que casi no accede a la Universidad.

 

Cerca del mediodía, niños y niñas de la escuela asistieron al campamento de Ríe Pibito para informarse sobre lo que ahí estaba ocurriendo. Las y los voluntarios, además de contarles las propuestas sobre el cuidado de la salud, los recibieron con globos, antifaces, cotillón y golosinas. En Ríe Pibito dicen que no saben muy bien cómo (aunque en los hechos se note que sí lo hacen) pero sí lo que quieren lograr: sonrisas en las infancias de todos los barrios.

 

Ríe Pibito es una experiencia que atraviesa a quien la transite. Merari Cerro, estudiante de Bioquímica, comentó que en Ríe Pibito encontró lo que fue a buscar a la Universidad: un espacio para aprender sobre la disciplina pero también para empatizar con otros.

 

Esta propuesta fue aprobada en la 1ª Convocatoria del Programa Académico Territorial del Área Extensión y Territorio de la UNR y un proyecto de extensión aprobado y financiado por la 11ª convocatoria “La Universidad y su Compromiso con la Sociedad”. Además cuenta con el financiamiento del Programa de Fortalecimiento de la Ciencia y la Tecnología en Universidades Nacionales del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación.

 

Conocé más sobre este proyecto de salud comunitaria en el siguiente video:

Para más información ingresá a riepibito.gob.ar

Producción Periodísitca - Audiovisual:
Estudiantes de la Carrera de Licenciatura en Comunicación Social: Florencia Manasseri - Pablo Cesar Bracco - Juan Manuel Mónaco


  • Por Damián Burki