20 de Noviembre 2019

Noticias

01/10/2019

Entre los libros y las pistas

A los 49 años, Celina Beltrán, conjuga sus dos pasiones: la enseñanza universitaria y las carreras de alta resistencia a nivel internacional. 


 



Celina Beltrán es corredora, forma parte del equipo argentino de Ultramaratón, una disciplina que agrupa a las carreras de más de 42 kilómetros, y tiene el récord nacional femenino en este tipo de competencias. Representó a Argentina en el Mundial de Croacia de 2018 y fue parte del equipo femenino, que salió campeón del Panamericano de Brasil. Celina también es Licenciada en Estadística,  doctora en Lingüística de la UNR, especializada en lingüística computacional, temática sobre la que desarrolló su posdoctorado. Es docente de grado y posgrado de la Facultad de Ciencias Agrarias, y dicta cursos de Estadística y Metodología de la Investigación como docente en maestrías y doctorados de la Universidad Nacional de Rosario. 

“Cuando dicto los cursos de posgrado, muchos de los estudiantes son extranjeros, y en general lo primero que hacen es googlear a los docentes, y siempre me preguntan quien soy, si la autora de tal o cual libro o la que corre las ultramaratones, y yo le contesto que las dos”, bromea Celina Beltrán. 

La docente universitaria logra complementar la práctica de un deporte de alta competencia con la carrera docente y de investigación “Lo importante es que te guste lo que haces, eso te permite entrenar a las 6 de la mañana, o quedarte a la noche para hacer una publicación”, señala Celina.

Beltrán practicó atletismo desde chica y  corrió maratones durante su adolescencia, luego hizo un corte en su práctica deportiva durante 17 años.  “Fue la etapa en la que hice mi carrera profesional, el doctorado y posdoctorado y en las que mis hijas eran chiquitas. Después volví a correr como ejercicio y recuperé una vieja pasión, comencé a participar en maratones, y el hecho de hacer un  buen tiempo, me impulsó a volver a entrenar y competir”. 

 

Las Ultramaratones 

Celina se acercó a las ultramaratones, casi de casualidad, en 2017 cuando un amigo la invitó a participar de una competencia de este estilo. “Sentí que con esta actividad iba a poder recuperar un poco la experiencia de correr en pista con las distancias que me gusta, y en esa primera prueba logré la mejor marca y clasifiqué para el Mundial de Croacia. Desde ese momento no me moví de la disciplina”, relata Beltrán. 

Este tipo de carreras generan un gran desgaste físico por lo que se pueden correr pocas  al año, y requieren un tipo de entrenamiento particular, que desarrolle la resistencia y permita mantener una velocidad estable durante mucho tiempo. Las carreras de Ultramaratón son de 50 y 100 kilómetros o por duración de 12 ó 24 horas. 

La participación en competencias internacionales significa un gasto económico importante, especialmente en un deporte que no es olímpico y que no recibe ningún apoyo del Estado: “Se hace muy difícil con un sueldo docente poder sostener los gastos que significa el deporte, antes de una competencia tengo que trabajar el doble para poder comprar los pasajes. Lo mismo que el equipo que se usa para correr, yo no tengo sponsor y soy muy mala para eso”, cuenta Beltrán, quien señala que los equipos que representan a Argentina no reciben ningún apoyo y que desde hace varios años sólo los deportes olímpicos reciben ayuda para el coste de los pasajes. Por este motivo fue que no pudo participar en una competencia de 24 horas en Francia, para la que había clasificado. 

Celina se está preparando para el Campeonato Mundial de 100 Km que se va a correr en Holanda en 2020, todavía se encuentra en el proceso de pre-selección,  aunque considera que por el tiempo que hizo el equipo femenino en el Panamericano de Brasil, tiene muchas posibilidades de quedar en el equipo argentino. Beltrán se entrena con Lucas  Del Piccolo, medallista panamericano, con quien pudo armar una rutina que le permite destacarse en esta competencia. La corredora señala que a sus 49 años lo esencial es no lesionarse, por eso valora haber encontrado una actividad y un ritmo de entrenamiento para desarrollar su pasión por correr. 

 

El deporte y la Universidad 

En los últimos años la Universidad Nacional de Rosario ha ampliado y profundizado su política en educación física y deporte. Este año se corrió la tercera Maratón de la UNR, mientras que la Facultad de Ciencias Agrarias realizó su dieciseisava edición de su carrera anual. 

“Estas iniciativas son muy importantes, porque la Universidad Nacional de Rosario como organizadora del evento está convirtiéndose en una voz autorizada para la valorización del deporte, y todos los que formamos parte de la comunidad universitaria nos gusta ponernos la camiseta de la UNR y formar parte”, destaca la docente, quien formó parte de la organización de la maratón de Ciencias Agrarias. 

“De Agrarias en Carrera participé por siete años, cuando comencé con las ultramaratones tuve que dejar de participar porque me coincidía con otros eventos, lo mismo me pasó con la Maratón de la UNR, pero este año pude colaborar en la organización, y ví la pasión y el trabajo que le ponen quienes arman estas carreras, y muchos de los que participan son estudiantes, que por ahí no hacen deporte habitualmente, y la carrera les sirve de excusa para empezar a entrenar y mantener una actividad física ”. 

Para Beltrán es muy importante la práctica deportiva en cualquier etapa de la vida  y considera que muchas veces no se le otorga el valor que se debería. “Los universitarios suelen realizar tareas que son sedentarias, y tendrán que ser conscientes de que el cuerpo y la cabeza funciona mejor si practican un deporte. A los estudiantes siempre les digo que porque tengan todo el día para estudiar no lo van a hacer más y mejor, si en el medio salen y hacen una práctica deportiva, van a estar más despejados y el tiempo les va a rendir más”, recomienda la docente. 

La docente considera al deporte como una herramienta  de contención para los niños y jóvenes en condiciones de marginalidad, que no está siendo explotada lo suficiente,  “atraer a los chicos al deporte es alejarlos de la calle y de situaciones que pueden ser nocivas. Cuando jóvenes y adultos también se enganchan con una actividad deportiva, se cuidan más, se esfuerzan por superarse. Con las reglas mismas del deporte, los chicos aprenden valores y a trabajar en equipo”, destaca Beltrán. 

La profesora universitaria cree que habría que jerarquizar la enseñanza de la educación física en las escuelas y adaptar los espacios físicos de los establecimientos educativos para que los niños puedan correr y jugar. Para Beltrán que la UNR organice una maratón es una forma de darle valor a la práctica deportiva. 


  • Periodistas: Ileana Carrizo
  • Fotógrafos: Camila Casero

+Info

Secretarias

Jornada de intercambio con Cynthia Pok

  • 15 de Noviembre 2019
Secretarias

Seleccionados Programa Escala Docente – AUGM

  • 15 de Noviembre 2019
Secretarias

Convocatoria para ser "tutor par o internacional"

  • 14 de Noviembre 2019