26 de Junio 2019

Noticias

20/03/2019

Entender la ciencia en clave de género

Exponentes del campo científico dialogaron sobre la importancia de visibilizar el trabajo de la mujer dentro del área y los desafíos a futuro.


Tags: Ciencia Género Estudiantes Docentes.  



La Universidad Nacional de Rosario fue sede del 1º Congreso de Políticas Universitarias de Género. Este se desarrolló en el Espacio Cultural Universitario durante dos jornadas y estuvo compuesto por varias charlas con el fin de visualizar la labor de las mujeres en distintas áreas.

Uno de esos momentos estuvo dedicado a la ciencia e innovación y contó con la presencia de las argentinas Erica Hynes y Patricia Gómez, la mexicana Luz María Velázquez Sánchez, y la ecuatoriana María de los Ángeles Rodríguez Aroca. La charla estuvo coordinada por la docente de la UNR, Olga Corna.

Las cuatro, antes de comenzar con sus exposiciones particulares, coincidieron que históricamente el rol de la mujer dentro del panorama científico ha sido invisibilizado por muchos años y que recién ahora se ve una leve mejoría. “Si bien las mujeres en la actualidad han logrado más reconocimiento dentro de los procesos científicos, los puestos jerárquicos siguen siendo ocupados mayoritariamente por hombres. Hay que seguir trabajando para cambiar esto y poder incluir a mujeres en puestos donde realmente se tomen decisiones”, reflexionó Patricia Gómez, quien en la actualidad es la Presidenta de la Red Argentina de Género, Ciencia y Tecnología.

La Ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Provincia de Santa Fe, Erica Hynes, comentó que desde su gestión se busca impulsar la igualdad de género. “Desde hace más de un año que estamos trabajando fuertemente en políticas de género desde el Ministerio. Llevamos a cabo distintas acciones para desmentir el papel pasivo que suele asignársele a la mujer en la ciencia. Es importante tomar conciencia de los diferentes roles que tomamos en los procesos científicos”.

La Ministra explicó mediante gráficos cómo en la pirámide jerárquica de la ciencia, la mayoría de los cargos importantes están ocupados por hombres. “A las mujeres siempre se las ubica en un rol asistencialita y se las encuentra asociadas a las tradicionales tareas de cuidado. Reducir la labor de la mujer solamente a eso, es ubicarla en un papel simplista que no tiene. Históricamente podemos encontrar muchos casos donde las mujeres han sido protagonistas de los procesos científicos, más allá que en su momento no fueran reconocidas”.

Hynes hizo referencia a un famoso estudio realizado en 2012, que demuestra que un currículum estaba mejor puntuado por los evaluadores cuando tenía nombre de varón que cuando tenía uno de mujer. “Este análisis produjo un verdadero quiebre, porque había personas que tenían el mismo tipo de mérito pero se las calificaba diferente por su género. Lo sorprendente es que no siempre era un proceso consciente, sino que tenían incorporado este sesgo, ya que muchos de los evaluadores no se habían dado cuenta de este resultado”.

La funcionaria describió brevemente las líneas de trabajo que se están llevando desde la Provincia de Santa Fe para subrayar la importante labor de las mujeres que investigan. “A partir de varias acciones buscamos generar igualdad y diversidad, avanzar en la excelencia científica y asegurar el cambio e impacto. Es un proceso arduo que no se realiza de un día para otro, por eso hay que seguir trabajando en el tema y no descuidarlo. Poder brindarle a mujeres una ayuda para que sigan investigando y no sean encasilladas en estereotipos, me parece que es el camino correcto para generar la visibilización de su labor”, resumió.

En su turno, Patricia Gómez reivindicó el papel de las políticas como rectoras de cambios y generadoras de nuevos movimientos. “Poder tener políticas públicas que apoyen el labor de las mujeres en la ciencia es elemental. Es importante que las mujeres estén, pero no sólo basta con eso, sino que sus aportes estén presentes y que estos en la balanza no pesen menos que el de los hombres”.

La especialista fue contundente a resaltar la invisibilización de las mujeres en el ambiente científico, y comentó que la escasa asociación de estas con cuestiones vinculadas con la tecnología e innovación estaba directamente vinculada con su uso pero nunca con la generación o la participación del proceso de construcción. “Desde el vamos este hecho nos muestra que estamos en un marco de micro desigualdades. Creer que la mujer es meramente la persona que utiliza las tecnologías pero no está involucrada en su desarrollo nos habla de cómo seguimos en muchos puntos en un pensamiento patriarcal. En cuestiones de género dentro de la ciencia, a las mujeres se las limita porque no poseen el mismo tiempo que los hombres ya que deben hacerse cargo de tareas de cuidado. Creo que hay que empezar a redefinir lo que se entiende por productividad científica”.

Por último, Gómez hizo una reflexión sobre lo que sucede dentro de las universidades en comparación a lo que pasa en el panorama laboral. “Si bien hay más mujeres matriculadas en carreras universitarias, no pasa lo mismo en los puestos de trabajo. Hay excusas como el promedio o méritos extracurriculares para limitar el acceso de las mujeres a puestos de toma de decisiones y sin embargo las mujeres han superado todos esos inconvenientes”.

Luz María Velázquez Sánchez, representante del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, mostró una iniciativa basada en la popular campaña “He for She”, la cual promueve la igualdad de género. Fue creada por ONU Mujeres y su objetivo es involucrar a los hombres y niños como agentes de cambio para el logro de la igualdad de género y reivindicación de los derechos de las mujeres, animándoles a tomar medidas contra las desigualdades de género que enfrentan las mujeres y niñas. “A partir de lo realizado en esta campaña, formamos un equipo interdisciplinarios para que las mujeres sean protagonistas de la transformación digital a partir de un curso. En mi unidad académica no ha avanzado la brecha pero no se ha reducido, lo que nos envalentonó para realizar este curso.”

Para poder lograr esto, se reunieron estudiantes de todas las disciplinas y se buscó revalidar el importante rol que tiene la mujer dentro de los avances científicos. “Tratamos de demostrar cómo las tecnologías son un instrumento elemental para la democratización del conocimiento y cómo, a través del uso de ellas, las mujeres pueden incrementar el acceso a las distintas áreas. Concebimos la necesidad de pensar su rol en el proceso de generación de nuevos conocimientos y la participación activa dentro de la ciencia”, sostuvo Velázquez Sánchez.

El cierre del panel estuvo a cargo de María de los Ángeles Rodríguez Aroca, Directora de Bienestar en la Escuela Superior Politécnica del Litoral de Ecuador. Esta institución cuenta por primera vez con una mujer en el puesto de Rectora, lo que generó un gran cambio en cuanto a políticas de género. “Que Cecilia Paredes Verduga haya sido elegida Rectora, marca un antes y después en la educación superior de Ecuador. Hasta hece veinte años las mujeres no podían acceder a ningún puesto importante dentro de la institución porque la excusa era que dentro del recinto donde se toman las decisiones no había baños contemplados diferenciados. Por suerte esto cambió y Cecilia pudo primero ser Vicerrectora y luego Rectora”, confesó.

Desde la asunción de Verduga se comenzaron a trazar estrategias de equidad con el fin de dar facilidades a las investigadoras para que puedan asistir a congresos o presentaciones de trabajos. “Muchas se veían imposibilitadas económicamente por lo que intentamos ayudarlas, para que ellas puedan ponerle una cara al apellido. Hacen mucho esfuerzo para investigar y creemos que es necesario recompensarlo”, subrayó Rodríguez Aroca.

La representante ecuatoriana hizo hincapié en la dificultad de desmitificar que el trabajo de la casa es sólo responsabilidad de las mujeres. “Hemos comprobado que en las parejas que cuentan con un menor grado de educación, este rol asistencialita del género femenino, es respetado sin siquiera plantearse otra posibilidad. Desde nuestro lugar intentamos que las mujeres puedan visualizarse protagonistas del progreso y ocupen roles activos en las investigaciones científicas”.

También argumentó que, gracias a un estudio que se realizó dentro de las distintas unidades académicas, las estudiantes que eligen alguna carrera que tradicionalmente estuvo vinculada con el género masculino, lo hacen porque tuvieron a un varón como figura pero en ningún caso a una mujer. “El desafío como institución es lograr que chicas se interesen en carreras en la que hay muchas más cantidad de hombres para lograr una igualdad. No queremos que los referentes de estas sean sólo figuras del género masculino, sino que también puedan conocer exponentes femeninas de la carrera que quieren realizar”, concluyó.


  • Periodistas: Gonzalo J. García
  • Fotógrafos: Pablo Correa