12 de Diciembre 2018

Noticias

25/11/2018

El VIH no discrimina

El 30% de las personas que viven con el virus desconoce la situación, lo que provoca que se llegue a declarar la enfermedad, ago que se evita con la medicación disponible. El 30/11 y 1/12 la UNR participará de una campaña de test gratuitos, en el marco del día mundial contra el Sida. 


Tags: vih prevención sida  



Actualmente hay 122.000 personas que viven con VIH en nuestro país, aunque el 30% desconoce su situación, según los últimos datos del Ministerio de Salud de la Nación. Es decir, hay pacientes que tienen diagnóstico y tratamiento pero hay un grupo que ni siquiera sabe que está infectado y recién se entera cuando surgen complicaciones graves. “Esto explica que haya 1.500 muertes por año”, dice el Dr. en Medicina de la UNR, Sergio Lupo.

“Durante muchos años pueden no presentarse síntomas pero es inexorable que a largo plazo la salud se deteriore y esta es la razón por la que aún existen casos de Sida”, afirma el director del Centro de Atención VIH-Sida  del Hospital Centenario de Rosario. Y aclara: “El paciente nuevo no tiene Sida, sino una infección crónica tratable, controlable con la toma de un comprimido de baja toxicidad.”

En este sentido, el médico identifica dos problemas: el diagnóstico tardío cuando ya hay una complicación y, por otro lado, pacientes que abandonan el tratamiento debido a situaciones de vulnerabilidad en las que el VIH es uno más de otros tantos problemas sociales y laborales que tiene. También hay personas que se niegan a reconocer la enfermedad.

“Hoy sabemos que aquel que está bajo tratamiento, es decir con carga viral indetectable, no le transmite el virus a su pareja que sería la máxima posibilidad de transmisión de alguien que tiene relaciones sexuales reiteradas”, afirma el Profesor de Clínica Médica y agrega: “Ahora el desafío es llegar a los que están infectados y no lo saben.”

Lo cierto es que el último año se registraron en el país 6500 notificaciones de gente que estaba infectada y no lo sabía. El 35% de ellas, en etapas avanzadas. En tanto, alrededor de 5.500 personas contrajeron el virus y uno de cada cuatro tiene entre 20 y 35 años.  Si se tiene en cuenta que el 98% de la transmisión fue por vía sexual, esto evidencia que “hay una población joven que no practica sexo seguro”.

De todos modos el Dr. Lupo aclara  que existe una franja de mayor edad que tampoco toma conciencia. Si el joven no usa preservativos tiene la preocupación de hacerse el test, pero hay personas de 50, 60 años que vuelven a tener una vida sexual activa y creen que son inmunes cuando no es así.

“La idea de que la infección es tratable y controlable, hizo que se perdiera el miedo, algo que ayudaba a prevenir las enfermedades de transmisión sexual con el uso del preservativo, cuya utilidad quedó demostrada a través de los años”, afirma. En relación a las otras formas de adquisición del virus, prácticamente no se registran casos por vía sanguínea pero sí por transmisión perinatal que, de acuerdo a las estadísticas, representan un 5%.

Vivir con VIH

“El VIH no discrimina, cualquiera que no use preservativo puede estar expuesto”, dice Camila Arce que viene luchando contra el virus desde que nació, hace 23 años. A su mamá se lo diagnosticaron cuando estaba embarazada de ocho meses pero fue su papá el que inicialmente lo tenía. Si bien él había empezado con algunos síntomas por las defensas bajas y la falta de tratamiento, “el test del VIH no se lo hacían porque era heterosexual, blanco y de clase media, por lo tanto no entraba en lo que se consideraban poblaciones de riesgo en ese momento”, cuenta la estudiante de Trabajo Social de la UNR.

A los dos años y medio empezó a tomar “los cócteles de medicamentos” que su mamá molía o preparaba con polvos y postres para que sean más fáciles de tragar. “Tomás esto porque tenés un virus y si no, te podés enfermar”, le explicaba ante sus insistentes preguntas. Llegó a ingerir 18 pastillas por día y  dado que la ciencia y la tecnología fueron avanzando y los efectos secundarios disminuyeron, hoy sólo toma dos. Dice que tiene los cuidados que cualquier persona, con o sin virus, debe tener: alimentación sana, ejercicio, tomar la medicación e intentar vivir lo menos estresada posible.

Muchas veces se sintió discriminada, generalmente a la hora de conocer personas para tener relaciones sexuales o afectivas y pasó por situaciones que la hicieron sentir “un criminal sin delito”. “Se dificulta por el estigma de los años 80 y 90, porque no hay educación sexual en las escuelas y porque muchos medios de comunicación no tratan bien el tema”, afirma.

Durante gran parte de su vida, aconsejada por la mamá, mantuvo en secreto que tenía el virus de inmunodeficiencia humana pero luego de un largo proceso de análisis y aceptación, decidió no ocultarlo más. Y fue por más. Hace ocho años fundó la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (RAJAP) que nuclea a 1000 afectados con el virus en todo el país.

Camila considera fundamental que la sociedad sepa que si el virus está controlado con mediación, ya no se transmite, que las mujeres pueden gozar de su sexualidad, tener hijos por parto natural y hasta amamantar. “Es necesario poner el cuerpo, acá estamos, somos personas como cualquiera, tenemos el virus, no está aislado en el mundo, somos tu vecina, tu novia, tu amante, tu compañera de laburo, de facultad”, dice.

 

 

Hacete el test

El año pasado nuestro país suscribió las metas regionales 90-90-90 mediante las cuales se aspira a que en el año 2020 el 90% de las personas con VIH estén diagnosticadas; que de ellas, el 90% estén bajo tratamiento y que, de este grupo, el 90% tenga niveles indetectables de carga viral.

“Esto nos marca un horizonte. Hoy el diagnóstico puede hacerse con un simple análisis y comenzar el tratamiento en 24 horas con beneficios no sólo para la salud de la persona sino para la sociedad porque inhibe la transmisión”, expresa el ex presidente de la Sociedad Argentina de Sida.  “Pero si no logramos llegar a la población que está infectada y ni siquiera lo sabe,  no podremos disminuir las nuevas infecciones y seguiremos dando vueltas sobre el mismo problema”, reflexiona. En este sentido considera clave la educación sexual en las escuelas.

El próximo 1 de diciembre es el día mundial de lucha contra el Sida y se realizarán test de VIH en distintos lugares públicos de la ciudad, de forma anónima, confidencial, voluntaria y gratuita. La prueba es muy simple porque con una pequeña gota de sangre del dedo se puede conocer el resultado en pocos minutos.

¿En qué situaciones conviene hacérselo? “Si tenés o tuviste relaciones sexuales sin usar preservativos, si usás drogas compartiendo jeringas o agujas, si tenés relaciones sexuales no protegidas, si planeas tener un hijo o estás embarazada, si recibiste una transmisión de sangre, si estuviste en contacto con sangre de otra persona, en un accidente o instrumentación con objetos punzantes o cortantes o con material no esterilizado, si tenés preocupación de estar infectado y ante la mínima duda”, explican desde la Sociedad Argentina Interdisciplinaria de Sida, filial Santa Fe y AHF Argentina en el marco de la campaña de prevención y detección de VIH y Virus C que están organizando.

La misma tendrá lugar el viernes 30/11, de 9 a 18 horas, en las Plazas Montenegro y San Martín, la Capilla Natividad del Señor, la Estación de Omnibus Mariano Moreno, el Policlínico PAMI II y la Rambla Cataluña. De la misma participarán las Cátedras de Clínica Médica y Gastroenterología de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario. En tanto, el sábado 1/12, de 17 a 20 horas, el Centro de Salud de la UNR también realizará test gratuitos de VIH en su sede de Alvear 724 y en Oroño y Córdoba.

 


  • Periodistas: Victoria Arrabal
  • Fotógrafos: Camila Casero

+Info

Secretarias

Informe de los accidentes cortopunzantes

  • 12 de Diciembre 2018
Secretarias

Presentación del libro

  • 12 de Diciembre 2018