18 de Junio 2018

Informamos a los usuarios que la Universidad está trabajando en la certificación de protocolos de seguridad web.
Durante dicho proceso, es posible experimentar dificultades en la navegación de subdominios como las páginas web de nuestras Facultades.

Noticias

15/03/2010

La historia de Sara Rus, víctima de Hitler y Videla

Eva Eisenstaedt es la autora de la biografía de Sara Rus. El libro Sobrevivir dos veces contiene pasajes dramáticos pero también hay lugar para el amor y el humor.
 


 



La historia que reconstruye Eisentaedt es un ejemplo de fuerza y voluntad para sobreponerse al dolor.
 

 

El libro ha sido traducido al alemán, y se prepara la presentación en la Feria Mundial del Libro Frankfurt 2010, donde Argentina es el país invitado de honor y el tema central será la dictadura.

 


En diálogo con el portal de la U.N.R. la docente y escritora Eva Eisenstaedt habló de su libro, de la importancia de la memoria para reparar injusticias, y de los actuales juicios sobre los crímenes de lesa humanidad que se están desarrollando a lo largo del país. 
 

 


La historia donde se unen Hitler y Videla

  


La historia es una doble tragedia. Sara Rus fue víctima de Hitler y Videla. Sobrevivió en su Polonia natal a los campos de concentración hitlerianos y luego en Argentina padeció la desaparición de su hijo durante la última dictadura.

 


Eva Eisenstaedt durante dos años recolectó el testimonio de Sara Rus, investigó y profundizó la temática. La autora se define como una testigo de una sociedad que padeció,  y siente la obligación y la responsabilidad de rescatar la voz de los que sufrieron el terror.

 


Se lee en Sobrevivir dos veces: “De eso se trata, de preservar y recrear la memoria, de construir y reconstruir una sociedad con otros y para otros, de resignificar la historia a partir de estas vidas humanas que pensaron, lucharon, amaron y sufrieron y de recuperar nuevamente la palabra atragantada y acallada.”

 


 “Es una luchadora”, la define Eva sin dudarlo, y agrega: “Sara Rus es una persona que ha decidido seguir viviendo para contar, esa es su meta”. Sara tiene 82 años y sigue yendo a las escuelas para dialogar, a partir de su historia, con los más jóvenes.  Recientemente la nombraron ciudadana ilustre de Mar del Plata; y hace  unos días recibió con gran emoción otro reconocimiento. En el colegio Urquiza de Buenos Aires, donde su hijo Daniel Rus cursó la secundaria, pusieron en la biblioteca una placa en su memoria.

  

 

En el gueto de Lodz en Polonia Sara conoció a quien después sería su esposo, Bernardo Rus. Luego de que ambos padecieran un derrotero por diferentes campos de concentración durante la ocupación nazi, se volvieron a encontrar y decidieron recomenzar su vida en Argentina. Felicidades y dramas les esperarían en esta nueva tierra.

 

 La escritora Eva Eisenstaedt reproduce en el libro una carta escrita por Bernardo Rus, padre del joven desaparecido Daniel: “sobreviví una época en la cual Shakespeare y Dante –los maestros en dramas y tragedias- se hubieran apabullado”.

  

 

En el camino de la memoria y la justicia

 

 

Eva ejerció la docencia durante décadas, actualmente trabaja para los sobrevivientes de la Shoá -holocausto nazi- y participa en actividades en Padres de Plaza de Mayo vinculado con la Madres de Plaza de Mayo línea Fundadora

 

 “Yo estuve en la docencia 30 años y no tengo la impresión de que la temática de la dictadura sea un tema que se aborde con cotidianeidad y con facilidad en las escuelas. Creo que en eso la dictadura  logró lo que se propuso, que es,  entre otras cosas, instaurar el temor. Mucha gente todavía no quiere hablar”, afirma Eisenstaedt, y agrega: “En algunos sectores de la sociedad hay resistencia en avanzar por los caminos de la memoria y la justicia. Algunos  piensan que hay que buscar un camino de reconciliación. Lo cual no estoy de acuerdo, hay que seguir con los juicios, hay que seguir investigando, hay que seguir hablando. Porque son muchos los que no saben lo que pasó, y a mí eso me parece tremendo”.

 

 

- En los actuales juicios a los represores de la dictadura se viven situaciones difíciles donde las víctimas deben recrear las duras experiencias vividas. ¿Por qué es importante para una sociedad el ejercicio de la memoria?

 


Es imposible evitar el pasado, por eso es fundamental trabajar sobre la memoria
. Es esencial que se siga contando y que se siga hablando. Actualmente estoy trabajando con padres de desaparecidos. Me encuentro con gente que contaron tantas veces sus padecimientos, y llevan ese dolor de no haber podido recuperar los cuerpos, de no haber podido enterrar a esos hijos, que estaban como saturados de hablar de ese tema. Pero ahora están ávidos por participar de estos juicios. Es gente mayor, la gran mayoría tiene 80 años y más. Y están ahí en los juicios, y presencian, y escuchan y se retuercen cada vez que ven a esos perversos.

 


- En el libro está muy presente la voluntad de vivir, de enfrentar la adversidad. ¿Cómo es posible sobrevivir a tanto horror?

 


Ruth Klüger,  docente alemana, escribió un libro muy interesante: “Seguir Viviendo”. Ella habla que en Auschwitz hubo momentos de felicidad acotada, y que ella vivió momentos de esa felicidad acotada. Por ejemplo un detenido le decía a otro ´hoy es mi cumpleaños´ y ponía un palito en un pedacito de tierra o en una piedra y celebran el cumpleaños. Y ese es un momento de felicidad que ella toma. Son momentos, no son la totalidad, son los menos pero que esta mujer rescata. Lo mismo pasa cuando lees “Sin Destino” de Imre Kertész. Él termina el libro con una sonrisa porque se le abre el mundo de nuevo.

 


Igualmente muchos, pese de haber sobrevivido, de reencontrarse con la libertad después de equis cantidad de años, se suicidan. No pueden superar esa situación dramática que han vivido comparada con la situación posterior de libertad.

 

 

- Hay en el libro una abundante cita bibliográfica. ¿Cuáles son los principales autores para interiorizarse en esta temática?

 


En mi trabajo sobre el holocausto retomé a Primo Levi ;  y un libro sumamente interesante que se llama Los narradores de Auschwitz  de Esther Cohen. La autora toma distintos autores que hablan sobre Auschwitz y cómo lo enfrentaron.

 


Unos de los libros que a mi me apreció importante para ocuparme de lo que había pasado en el país es  Poder y desaparición de Pilar Calveiro. El libro es sobre los campos de concentración en Argentina, y explica claramente lo que fue el poder y cómo los represores se apropiaron de los bienes, de los bebés, de los chicos, de las personas, y cómo ellos se sintieron que eran los dueños del otro.
 

 

- En tu libro hay una cita de Hugo Vezzetti: “las Madres de Plaza de Mayo sacaron el velo sobre una realidad que por la enormidad de sus crímenes resultaba casi inimaginable”. ¿Tal vez, por la enormidad  de sos crímenes algunos sectores de la sociedad tengan resistencia a ver qué pasó?


Por eso las Madres son tan emblemáticas. Porque la sociedad, si hablamos a nivel macro, querría poner un velo nuevamente. Y las Madres no lo permiten. Y por suerte también están los Hijos, y ahora los Nietos.

 


Hace unos días nos enteramos de la noticia de la aparición del nieto 101, que es un caso único porque también se reencontró con su padre. Es un hecho que me parece tan impresionante y tan importante.  Y eso es posible porque las Abuelas también le sacaron el velo a esta sociedad que de a ratos parece que no querría escuchar más nada.

 

 


- Sobrevivir dos veces nos permite conocer en la vida de Sara la historia de la 2da guerra mundial y la historia argentina reciente. ¿Cuál es tu opinión sobre cómo se trabaja la memoria y la historia en las escuelas?

 

 

En Alemania  es permanente el recuerdo del holocausto nazi. En las escuelas no se deja de hablar sobre los campos de concentración. Esto no pasa acá. Si bien hay una ley, y si bien en las escuelas tenemos un día en que se debe hablar del holocausto, y también un día –el 24 de marzo- que debe ser recordado. Pero durante el año no se trabaja sobre esto en todos los lugares.

 


Con Sara Rus fuimos a algunas escuelas, y lo que más les impacta a los chicos es escuchar al protagonista. Cuando la escuchan a hablar a Sara la emoción y el recogimiento es impresionante. Primero por la personalidad de ella,  es una persona que te atrapa, y además porque no habla desde una situación dramática sino que cuenta su historia con tanta sencillez y soltura, que no se puede creer. Al finalizar los chicos la abrazan, y Sara los compromete a seguir.
 

 

Por eso es elemental que se sepa y se hablen de estos temas especialmente en las escuelas.  Es fundamental que se hable de esto y no de la inseguridad en las calles. Ese  no es el tema, el tema es rescatar qué pasó aquí y por qué.


  • Periodistas: